Lunes, 15 de Febrero de 2010

Orbaiz, "avergonzado", pide "disculpas" y asume la sanción que le caiga

EFE ·15/02/2010 - 21:09h

EFE - El centrocampista del Athletic de Bilbao Pablo Orbáiz (i) es sujetado por San José (2-i) tras ser expulsado por el árbitro Clos Gómez, durante el partido de Liga jugado en el estadio de El Madrigal, en Villarreal.

El jugador del Athletic Club Pablo Orbaiz se ha mostrado hoy "avergonzado" por su comportamiento en la última jornada en Vila-real, ha pedido "disculpas" por ello y y asume la sanción que le caiga por la expulsión que sufrió en El Madrigal contra el Villarreal.

"Tengo mal cuerpo porque todos vimos lo que pasó y la verdad es que me siento un poco avergonzado", ha dicho el centrocampista navarro, apesadumbrado haber hecho algo que no le "gusta ver en otras personas". "Y cuando lo hago yo, fatal. Está mal y no volverá a pasar", ha asegurado después del entrenamiento vespertino, casi nocturno, de hoy de su equipo en Lezama.

Orbaiz ha explicado que "la chispa" que provocó su reacción "fue que sabía que el árbitro me iba a expulsar por una falta que hasta tengo duda de si es falta". "Me veo en la calle por una cosa que me parecía absurda y fue la gota que colmó el vaso", ha continuado.

"Sé que he cometido un error, que está mal, que he dado mal ejemplo y desde aquí tengo que pedir disculpas", ha insistido.

Orbaiz ha reconocido que en el "momento" en el que le pasó "tampoco era muy consciente de la repercusión" que iba a tener su comportamiento, ya que "tenía tanta rabia acumulada que exploto por ahí".

"Supongo que si no hubiera reaccionado como reaccioné, las dos tarjetas podrían haber sido recurribles. Pero sé que he cometido un error y la sanción que me toque la tendré que asumir", ha asumido.

Según explica el acta del árbitro del partido, el colegiado aragonés Carlos Clos Gómez, Orbaiz fue amonestado en el minuto 89 de partido por "derribar a un contrario en la disputa del balón", que "tras ser mostrada la segunda amonestación, tiró del cabello a un contrario" y que después le "cogió (al árbitro) el brazo impetuosamente en señal de disconformidad, siendo retirado por un compañero".

En Villarreal, donde perdió por 2-1, el Athletic sufrió tres expulsiones, la de Orbaiz, que fue por doble amonestación, y las de Javi Martínez y el técnico Joaquín Caparrós, ambos por tarjeta roja directa.