Domingo, 14 de Febrero de 2010

El Papa se reunirá con obispos irlandeses por abusos sexuales

Reuters ·14/02/2010 - 15:57h

Benedicto XVI se reunirá el lunes y el martes con obispos irlandeses en Roma para tratar qué medidas adoptar ante un escándalo de pedofilia que ha erosionado la autoridad de la Iglesia en la muy devota Irlanda.

Las reuniones, las primeras de ese estilo en el Vaticano en ocho años, podrían llevar a más prelados a abandonar sus puestos en una reorganización de la jerarquía de la Iglesia irlandesa. De momento, cuatro ya han cesado.

Se espera que el Pontífice, 24 obispos irlandeses y altos cargos del Vaticano celebren tres reuniones en respuesta al escándalo en Irlanda a causa del Informe de la Comisión de Murphy, un documento con terribles acusaciones de abusos sexuales a niños por parte de curas en el país.

lo que sería la primera vez que un Papa dedique un documento exclusivamente al abuso de niños por parte del clero.

"Vamos a pedir al Papa Benedicto que restaure el honor de Irlanda que fue tan gravemente dañado por los escándalos'', dijo John Kelly, fundador de los Supervivientes Irlandeses de los Abusos Infantiles.

Irlanda se ha sumido en un estado de 'shock' desde la publicación del informe en noviembre, en el que se decía que la Iglesia había ocultado ''obsesivamente'' los abusos infantiles en la archidiócesis de Dublín desde 1975 hasta 2004, y practicado una política de ''no preguntes, no cuentes''.

Dijo que todos los obispos de Dublín que ejercieron durante el periodo investigado tuvieron constancia de algunas quejas, pero la archidiócesis se había preocupado más por la protección de la reputación de la Iglesia que por proteger a los niños.

Cuatro obispos han ofrecido su dimisión y hasta ahora el Papa ha aceptado una de ellas. El grupo de víctimas One in Four pidió a ''otros obispos de toda Irlanda implicados en esta ''cultura de encubrimiento'' que se marchen".

One in Four también se quejó de que el Vaticano y su embajador en Irlanda ''dieran por bueno esconderse detrás de protocolos diplomáticos para evitar cooperar con la Comisión Murphy''. El Vaticano dijo que la comisión no había ido ''por los canales diplomáticos adecuados".

UNA DIÓCESIS EN BANCARROTA

Grupos de víctimas dijeron que buscarán compensaciones económicas, lo que podría llevar a la Iglesia irlandesa a una crisis financiera.

En Estados Unidos, tras un escándalo de pedofilia por parte de curas en 2002, siete diócesis se han declarado en bancarrota a causa de miles de protestas contra curas por abuso sexual.

"Muchas personas que han sufrido en sus vidas abusos sexuales por parte de curas en la infancia se dan cuenta ahora (...) de que su dolor y sufrimiento podrían haberse evitado si los altos cargos de la Iglesia y las autoridades civiles hubieran actuado correctamente en respuesta a las quejas recibidas por las primeras víctimas'', se decía en una carta abierta al Papa.

Estados Unidos y Australia -, y en diciembre expresó su indignación, repulsa y vergüenza'' por el escándalo irlandés, pero los críticos dicen que el Vaticano y la Iglesia no han ido lo suficientemente lejos para poner a los sospechosos ante la justicia.

El actual arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, que llegó al cargo después del periodo cubierto por el informe, ha dicho que esperaba ''una reorganización muy significativa de la Iglesia en Irlanda'' como resultado del escándalo.

El papel prominente de la Iglesia en la vida irlandesa era una de las razones por las que el abuso de una minoría de curas se permitió sin que fuera investigado, dijo el informe.