Domingo, 14 de Febrero de 2010

Maragall cree que el actual tripartito no tiene vigencia política ni proyecto

EFE ·14/02/2010 - 12:09h

EFE - El conseller de Educación de la Generalitat, el socialista Ernest Maragall. EFE/Archivo

El conseller de Educación de la Generalitat, Ernest Maragall, ha asegurado hoy que la actual versión del tripartito "no tiene vigencia política más allá de su mandato actual" y que además "ya hace tiempo que renunció a encarnar un proyecto integral de país".

Maragall publica hoy un extenso artículo en el periódico La Vanguardia con el objetivo de ampliar -"mejorando la precisión y la claridad"-, sus afirmaciones del pasado miércoles, que causaron un gran revuelo político al señalar que veía a Cataluña "fatigada" del tripartito, integrado por PSC, ERC e ICV-EUiA.

En su escrito, Maragall sostiene que está dispuesto a hacer todo lo que le corresponda para que José Montilla sea de nuevo presidente, aunque esta vez "con mayor representación y plena capacidad para liderar Cataluña", y advierte que los socialistas no deben presentarse como "el complemento útil de una sociovergencia vergonzante".

Sobre sus afirmaciones del miércoles pasado, en las que aseguró, en referencia al tripartito, que creía que los catalanes no apoyarían "nuevos experimentos ni artefactos inestables", el conseller se muestra tajante: "ni debo rectificar nada ni es mi intención hacer uso del tradicional argumento del 'fuera de contexto'".

Ernest Maragall, que es hermano del ex presidente Pasqual Maragall -que en la anterior legislatura lideró el primer gobierno tripartito en Cataluña-, considera que es "difícilmente discutible" observar que "el tripartito, versión 1.2, ya no tiene vigencia política más allá de su mandato actual".

No obstante, precisa que el gobierno de José Montilla "continúa teniendo plena vigencia institucional y capacidad para ejercer su responsabilidad", ya que "debe completar, y así lo hará, el más alto grado de cumplimiento del plan de gobierno que se inició en el 2006 y hasta el final de su mandato".

De cara a las próximas elecciones catalanas, previstas para otoño, asegura que el PSC debe presentarse "no como la otra posibilidad o el complemento útil de una sociovergencia vergonzante", sino como "la mejor y más potente oferta" para conducir "con éxito" la batalla contra la crisis económica, a favor del autogobierno y para la renovación del modelo democrático.

"El PSC es el partido mejor situado para articular, sin dependencia de intereses gremiales o corporativos, los acuerdos y las políticas que nos hacen falta en el ámbito económico y social", subraya.

A su juicio, los socialistas catalanes deben ser "coherentes con su posición, con sus orígenes y con la responsabilidad a la cual están llamados: la de gobernar Cataluña con un proyecto propio apoyado por la más amplia mayoría de los catalanes".

En este sentido, celebra que sus declaraciones del miércoles han tenido el "efecto positivo" de poner al PSC en el "primer plano", e insiste, además, en que ve "imprescindible" que el PSC cuente con grupo propio en el Congreso.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad