Domingo, 14 de Febrero de 2010

Pista más corta, muro más alto

La seguridad se incrementa tras la muerte del atleta de luge

PACO GRANDE ·14/02/2010 - 00:05h

La muerte del piloto georgiano de luge Nodar Kumaritashvili ha cambiado el guión de los Juegos. Ayer, el entrenamiento de la mañana fue cancelado. La Federación Internacional quiso exhibir seguridad "la pista no causó el accidente del atleta, sino que fue Kumaritashvili quien entró tarde en la última curva, perdió el control del trineo y tuvo el trágico accidente", pero poco después los técnicos oficiales decidían acortar el recorrido del tobogán masculino (1.374 metros) igualándolo con el femenino (1.198) metros que, a su vez, también se reduce (953). Los técnicos, eso sí, justificaron su decisión más por "motivos emocionales" que de otra índole y reiteraron que la pista, considerada de las más rápidas del mundo, es segura para la competición.

"Nunca dijimos que la pista fuera demasiado rápida", insistió el presidente de la Federación Internacional, Josef Fendt, quien, no obstante, se confesó desolado: "El viernes fue el peor día de mi vida".

Durante la noche se realizaron otros cambios aún más significativos. Los técnicos de mantenimiento del tobogán elevaron el muro de la curva 16, última del trazado y donde chocó Kumaritashvili, e incluso se ha modificado la superficie del hielo. El primer atleta en bajar con las nuevas condiciones fue el norteamericano Tony Benshoof que no sufrió ningún tipo de percance. Levan Gureshidze, atleta georgiano compañero de Kumaritashvili, no tomó la salida sin que se explicara oficialmente si se ha retirado. Quienes sí renunciaron a bajar fueron el argentino Rubén González y Chih- Hung Ma, de China Taipei .

Una de las estrellas del luge, el alemán George Hackl, tres veces campeón olímpico, asegura que "no hay que culpar a la velocidad del accidente. A 60 km/h también se podría haber matado". El ex piloto señaló que el georgiano cometió un "pequeño error". Hackl critica la decisión de adelantar el punto de salida de la prueba masculinas: "Sólo es una forma de complacer a aquellos que no saben nada sobre nuestro deporte. Los accidentes en el luge son parte de la rutina diaria. Los mejores del mundo han tenido accidentes espectaculares. Eso es normal. Hay que levantarse, sacudirte el hielo y seguir". "Lo que sí es cierto es que a veces no tenemos en cuenta lo que hay fuera de la pista", añadió refiriéndose al pilar de cemento contra el que impactó Kumaritashvili.

Más cauto d el esloveno Domen Pociecha declaron ayer que "es realmente difícil competir; todo el mundo está pensando en lo mismo. Se puede ver en sus caras"