Domingo, 14 de Febrero de 2010

Los economistas críticos, contra el giro de Zapatero

Un manifiesto de 130 expertos sostiene que el cambio de política dificulta la salida de la crisis

PERE RUSIÑOL ·14/02/2010 - 08:00h

El giro del Gobierno español, que se propone retrasar la edad de jubilación y recortar 50.000 millones de gasto público en cuatro años para calmar a los mercados, hará más profunda la recesión y aplazará la salida de la crisis, según la mayoría de expertos que participaron en las XII Jornadas de Economía Crítica, que se clausuraron ayer en Zaragoza.

No son las voces que normalmente están presentes en los medios de comunicación y el debate público, pero esta corriente crítica sí había previsto el crash económico que sacude el mundo. Entonces, nadie escuchó. Ayer, aprobaron un manifiesto en el que, tras lamentar la política "errática" del Ejecutivo, proponen una batería de medidas anticrisis muy distintas a las puestas en marcha en la UE: el aumento de la inversión pública, una reforma fiscal progresiva, la reestructuración del sector financiero (recuperación de la banca pública incluida) y el fortalecimiento del sistema público de pensiones.

Se propone una reforma fiscal y la recuperación de la banca pública

Entre los 130 expertos que se citaron en Zaragoza y que suscriben el manifiesto hay ocho catedráticos: Carlos Berzosa y Ángel Martínez González Tablas, de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Mikel Gómez Uranga, de la Universidad del País Vasco (UPV); Jordi Roca, Alfons Barceló y Benjamí Bastida, de la Universidad de Barcelona (UB); Miren Etxezarreta, emérita de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y Julio Sánchez Chóliz, de la Universidad de Zaragoza.

"Cuando el capital financiero internacional ataca, lo hace siempre con dureza. El problema es que ahora Zapatero duda y vira a la derecha", lamentaba el rector de la UCM, Carlos Berzosa, para quien la prioridad debe ser "regular los mercados financieros".

El consenso es que el ajuste anunciado dificultará la salida de la crisis."Así será imposible recuperar el nivel de empleo antes de seis o siete años", apuntó Eladio Gutiérrez, economista de CCOO, para quien "la crisis va a ser mucho más larga y dura de lo que se dice".

El cambio del modelo del Gobierno es sólo un discurso

"Desde luego no se puede hacer peor en las últimas semanas", agregó Ángel González Martínez Tablas, catedrático de la UCM. "Hasta ayer se decía que había que ser cuidadoso con la retirada de la inyección pública y de repente se anuncia un recorte brutal". Y añadió: "Lo más tremendo es ver a Campa [secretario de Estado de Economía] dando garantías en Londres de que se harán tantos recortes como exijan los mercados".

"No hemos aprendido nada de la crisis", se quejaba Tablas. El lamento resonó por todas las aulas donde se celebraron las jornadas. Los economistas críticos llevaban tiempo anunciando la crisis remando contracorriente en un mar de optimismo. Y resulta que cuando la crisis estalla, únicamente se escucha a las mismas voces económicas que no la habían ni intuido. "Teníamos razón, pero está diluviando y todos corremos el riesgo de ahogarnos", resumió Albert Recio, profesor de la UAB. Su colega Óscar Carpintero, de la Universidad de Valladolid, recordó que la hegemonía de Ronald Reagan y Margaret Thatcher se cimentó precisamente en otra gran crisis del capitalismo."Nadie se da por enterado y en las facultades se siguen enseñando sobre todo modelos econométricos que nada tienen que ver con la realidad", concluyó Benjamí Bastida, catedrático de la UB.

Las ponencias presentadas en Zaragoza han aportado un torrente de datos que rara vez son centrales en el debate: el peso de las rentas del trabajo en el PIB está en mínimos históricos, los costes laborales unitarios en España han descendido siete puntos desde 2000, el gasto social (un 21% del PIB) es de los más bajos de la UE y se sitúa a casi diez puntos de Francia

"Lo que debería estar haciendo Zapatero es ofrecer un plan extenso de medidas duras y ambiciosas por una economía sostenible que pusiera firme al sistema", sintetizó Alfons Barceló, catedrático de la UB. El "cambio de modelo" del que habla el Gobierno no sería más, según reza el manifiesto aprobado ayer, que un mero "discurso, más ceremonial que operativo". "La crisis la están pagando las clases medias y los más pobres", afirmó Bibiana Medialdea, de la UCM, quien subrayó que no faltan recursos porque los rescates bancarios han demostrado "que hay dinero para lo que se quiere".

"Lo obvio debe ser enfatizado porque ha sido ignorado durante largo tiempo", escribió el economista rumano Nicholas Georgescu-Roegen, fallecido en 1994. Cuando Óscar Carpintero lo recordó en las jornadas, el asentimiento fue general: nunca pareció tan actual.