Sábado, 13 de Febrero de 2010

Guerra por el precio del libro electrónico

Las asociaciones de consumidores FACUA y CECU denuncian que la tarifa actual del e-book, similar a la del papel, es un abuso. La industria defiende el coste

PAULA CORROTO ·13/02/2010 - 08:00h

El e-book generó en 2009 una facturación de 42 millones de euros, un 1,33% de las ventas de libros.

Las asociaciones de consumidores FACUA y CECU creen que los precios actuales de los libros electrónicos en España son "demasiado altos". Han lanzado esta crítica a Público tras comprobar que "buena parte de los libros que se venden en la red tienen casi el mismo precio que en papel", afirma Rubén Sánchez, presidente de FACUA. Es decir, entre 15 y 20 euros. Un precio que, según estas asociaciones, se debe a que las editoriales intentan obtener un margen de beneficios más alto, ya que se ahorran la distribución y la impresión. "Este precio es una invitación a las descargas gratuitas", dispara Sánchez.

Bienvenidos al juego de las estrategias empresariales sobre el e-book en el mundo occidental. Comienza la guerra de los precios. Sin embargo, en FACUA y CECU no entienden la estrategia de la industria editorial española de poner el mismo precio a los libros en digital y en papel. "El único coste que tienen es el de maquetación y diseño, ya que el libro es digital de entrada. Con estos precios se fomenta la piratería y luego vendrán las quejas de las editoriales", señala Rubén Sánchez, de FACUA.

"El único coste del e-book es la maquetación", dicen en FACUA

"Quizá una solución sería que hubiera una plataforma accesible y un precio más competitivo. Un 25% menos que en papel. Si el usuario tiene que elegir entre pagar diez euros por un objeto físico y diez euros por un objeto digital, ahora mismo optará por el físico", añade David Hurtado, de CECU.

La industria editorial, sin embargo, defiende su negociado. "El esfuerzo inversor que tienen que hacer los editores ahora es muy grande, ya que no había nada digitalizado. Es cierto que se ahorran algunos costes, pero se incrementan otros", manifiesta Antonio María Ávila.

Según los editores y expertos en materia digital consultados por este periódico, la digitalización de los libros cuesta una media de 200-300 euros por libro. Bastante menos que el proceso de impresión, que puede llegar a los 3.000 euros para una tirada de 2.000 ejemplares de un libro de menos de 300 páginas. "Pero hay que seguir pagando a otros intermediarios. Es un proceso distinto, pero no más sencillo", añade Juan Núñez, responsable de Tecnologías de la Información de la editorial SM.

"Un 25% menos del precio en papel es un buen referente", señalan en CECU

Otros editores que comercializan en digital como Angel María Herrera, de Bubok.com, observan la guerra desde otra barrera. Él cree que en los próximos meses el precio bajará. "Ahora es caro, pero cambiará cuando haya una demanda mayor", apunta.

Los expertos en ciclos económicos también creen que e-book acabará bajando su precio. "Es normal que ahora tengan un precio alto. El producto entra en el mercado cuando no hay demanda, una vez que la haya se regulará por sí sólo", admite Javier Celaya.

Sin embargo, este fenómeno del e-book viene unido al de una fuerte crisis en el mundo editorial. Según ha adelantado a Público la Federación del Gremio de Editores, en 2009 las cifras de ventas de libros cayeron entre un 2% y un 3%. Esto significa que, si en 2008 se vendieron 240 millones de ejemplares, en 2009 han sido cinco millones menos. Por el contrario, el e-book ha alcanzado una cifra de facturación de 42 millones de euros. Es solamente un 1,33% de la cifra total, pero no ha dejado de crecer en los últimos años. Es más, según manifiesta el director ejecutivo del Gremio de Editores, Antonio María Ávila, "en los próximos años muchas editoriales tendrán en digital más del 10% de su catálogo". De momento no hay cifras del número de e-books vendidos en 2009.

"Este precio invita a las descargas gratuitas", apuntan en FACUA

Precios pactados

Ante estos números que aúnan crisis y la aparición de un nuevo producto, las editoriales españolas intentan tomar posiciones mirando de reojo a lo que sucede en EEUU. Todos quieren una parte del pastel. De ahí que ya hayan colocado alguno de sus libros en plataformas y tiendas on-line(leqtor.com; edicat.cat,leer-e.es, entre otras). Y de ahí que los tres grandes grupos, Santillana, Planeta y Mondadori pactaran una política de precios para la plataforma de ventas que lanzarán en mayo. Saben que Amazon, Apple y Google pueden desembarcar en cualquier momento.

De hecho, Google ya lanzó su caña hace un par de años ofreciendo la digitalización gratis y una comercialización de los libros digitalizados. Además, ofrecía un 63% para titular de los derechos de autor y un 37% para Google de las ganancias de ese libro. Nunca dijo a qué precio pondría los e-book, pero ese porcentaje ya supone un 50% más de lo que habitualmente ofrecen las editoriales españolas por la venta del libro, ya sea en digital o en papel. De momento, esta propuesta, incluida en el famoso Acuerdo Google, se encuentra en los tribunales.

Las editoriales digitalizarán el 10% de su catálogo en los próximos años

Menos costes

Pero en EEUU tienen su propia guerra. Una batalla por los precios enmarcada también en un contexto de crisis para las editoriales. Según los datos ofrecidos por el Census Bureau, las ventas del libro en papel en las librerías cayeron un 0,8% en 2009, un porcentaje que equivale a perder 16,60 billones de dólares.

La industria del libro electrónico se posiciona en un momento peliagudo. La última andanada ha sido la de Rupert Murdoch, magnate de News Corporation y dueño del gigante editorial Harpercollins, que señaló hace una semana que los 9,99 dólares que cuestan los e-books en la tienda on-line Amazon "devalúa los libros y hiere a las librerías". Murdoch avisó que estaba dispuesto a volver a renegociar los precios con la librería on-line, al igual que exigió la editorial británica MacMillan hace unos días.

La entrada de Steve Jobs

Estas declaraciones vienen motivadas por la entrada en el negocio del iPad de Apple hace una semana. Steve Jobs, dueño de Apple y otra fiera para los negocios como Murdoch, entró en escena con su artilugio y nuevos precios para los e-books: entre 12,99 dólares y 14,99 dólares. Además, ofreció desde el principio mejores prestaciones para los editores. Si Amazon se lleva el 50% de las ventas, Apple sólo llega al 30% y además no exige exclusividad para su iPad, al contrario que los libros digitales de Amazon que, en un principio, sólo podían leerse en Kindle. Resultado: Amazon se ha quedado sin toda la tarta del mercado y los editores ahora comienzan a apretarle las tuercas. Steve Jobs le ha metido un gol por la escuadra, ya que como señala el experto temas digitales Javier Celaya, "los precios se moverán a los 14,99 dólares". Este experto manifiesta, por otra parte, que será muy difícil que estas empresas desestabilicen al mercado español.

Y ante todo este movimiento empresarial, ¿cómo reaccionará el usuario? En EEUU ya se ha comprobado la reticencia del lector a comprar e-books que superen los 9,99 dólares.

Van más allá. Más de la mitad de los libros más vendidos de Amazon son de descarga gratuita. Muchos autores han criticado esta actitud: "Es mentalidad de Walt-mart [grandes almacenes de precios bajos], que creo que es insana para nuestro país", declaró el escritor Douglas Preston esta semana a The New York Times. Curiosamente, la alusión a la mentalidad del gratis total también es utilizada en España para censurar a los defensores de la descarga gratuita. Una muestra de que la naturaleza humana no tiene fronteras.