Viernes, 12 de Febrero de 2010

Detienen al padre de un bebé intoxicado por cannabis

El detenido explicó que por accidente el pequeño se había comido parte de un cigarrillo de hachís

EUROPA PRESS ·12/02/2010 - 16:35h

Agentes del Grupo de Escoltas, Menores y Atención Ciudadana (Gemac) de la Policía Local de Málaga detuvieron en torno a las 1.30 horas a un hombre, natural y vecino de Málaga de 33 años de edad, por que su hijo, un bebe de 16 meses de edad, sufría una intoxicación por cannabis. Al individuo se le detuvo por presunto autor de un delito de incumplimiento de los deberes legales de asistencia inherentes a la patria potestad.

Los hechos tuvieron lugar en un inmueble sito en la barriada 4 de diciembre, también conocida como García Grana, cuando los padres del bebe lo trasladaron al hospital Materno Infantil de la capital, donde tras conocer la intoxición, se activó desde el centro hospitalario el protocolo habitual para estos casos por el que se comunicó a Policía Local de Málaga el hecho.

Al parecer, los padres del menor lo habían llevado al centro hospitalario debido a que el pequeño sufría somnolencia con aturdimiento y decaimiento, por lo que se le llevó a cabo un análisis de orina, a través del cual se pudo comprobar que el bebé había sufrido una intoxicación por cannabis.

Una dotación del Gemac de la Policía Local de Málaga se personaría instantes después en el hospital, entrevistándose con el padre del bebé, que les manifestó que "es consumidor de hachís y que todo había sido un accidente, que su hijo se había tragado un trozo de porro que había dejado en el cenicero del salón de su casa".

El pequeño sufría somnolencia con aturdimiento y decaimiento

Ante los hechos, de los que se deduce que el padre del pequeño había incumplido con los deberes asistenciales de velar por la seguridad y protección de su hijo, hasta el punto de sufrir una intoxicación por cannabis, los policías locales procedieron a la detención del mismo y a su traslado a dependencias policiales, siendo, posteriormente, puesto a disposición judicial.

Tras ser tratado, al bebé le desapareció la somnolencia, mostrando una mejoría progresiva y encontrándose fuera de peligro, haciéndose cargo del mismo su madre, de 33 años de edad, según informó la Policía Local de Málaga a través de un comunicado.