Viernes, 12 de Febrero de 2010

Barreda recuerda que él ya acometió una "espectacular" reducción de altos cargos

Barreda ha dado por "superado" el episodio de sus declaraciones en las que recomendó austeridad a Zapatero

EFE ·12/02/2010 - 12:52h

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ha afirmado que su Gobierno contribuirá "en la parte que le corresponda" en el plan de austeridad ideado por el Ejecutivo central, pero ha recordado que él ya acometió una "espectacular" reducción de altos cargos en la Administración.

Barreda, en una entrevista en RNE, ha afirmado que ya ha encomendado a la vicepresidenta y responsable de Economía de su Ejecutivo, María Luisa Araújo, poner "negro sobre blanco en qué va a consistir ese esfuerzo de ahorro".

El jefe del Ejecutivo castellanomanchego ha planteado que en septiembre de 2009 hizo una remodelación del Gobierno que supuso reducir cuatro consejerías y un 25% de los altos cargos, motivo por el que ayer el PSOE rechazó la propuesta del PP de un plan de austeridad que implicara reducir aún más el número de altos cargos.

El Gobierno aprobó el pasado 29 de enero Plan de Austeridad 2011-2013, que consiste en el recorte del gasto en 50.000 millones de euros, de los que 40.000 millones corresponderán al Estado y el resto a las autonomías.

Esfuerzo de todas las comunidades

Barreda afirma ser consciente de que para conseguir ese objetivo es necesario el esfuerzo de todas las comunidades autónomas. Al hilo de esta cuestión, Barreda ha dado por "superado" el episodio de sus declaraciones en las que recomendó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, remodelar su Gobierno tras el semestre de la Presidencia de la UE y reducir ministerios.

Barreda ha dicho que habló sobre este asunto en la Ejecutiva del PSOE y que explicó su postura a Rodríguez Zapatero, al que -ha subrayado- no criticó e, incluso, éste "dijo comprender perfectamente la situación".

En cuanto a la polémica sobre el almacén de residuos nuclares, Barreda ha afirmado que no mantiene una "postura antinuclear furibunda", pero se opone a que esté en Yebra (Guadalajara) o Villar de Cañas (Cuenca) por razones de seguridad "muy concretas y locales" que "lo desaconsejan claramente".

Noticias Relacionadas