Viernes, 12 de Febrero de 2010

La NASA lanza un observatorio para estudiar el Sol

Enviará a la Tierra 1,5 millones de megas de datos cada día durante cinco años

PÚBLICO ·12/02/2010 - 00:30h

El despegue se retrasó del miércoles al jueves. Nasa

"Nuestros ojos en el Sol". Así definieron una vez los responsables del programa Viviendo con una Estrella de la NASA al Observatorio de Dinámicas Solares (SDO). El satélite, lanzado ayer desde Cabo Cañaveral, lleva encima la tecnología más avanzada para espiar al astro rey durante los próximos cinco años.

A las 16.23 (hora peninsular española), despegaba de la plataforma 41 en la estación de las Fuerzas Aéreas de Cabo Cañaveral el cohete Atlas V llevando el satélite. Cuando se separen, el observatorio seguirá elevándose hasta casi 36.000 kilómetros sobre la superficie terrestre. Allí, entrará en una alargada órbita sobre la Tierra.

"Está yendo todo perfecto", aseguró el director de la división de Heliofísica de la NASA, Richard Fisher. "El SDO va a suponer un gran paso para que entendamos el Sol y sus efectos sobre la vida y la sociedad", añadió. Conocer el impacto del Sol sobre la Tierra es el principal objetivo del SDO. Para ello, lleva una serie de avanzados instrumentos para fotografiar, registrar y analizar el campo magnético de la estrella, sus manchas y erupciones o el viento solar. El seguimiento será tan exhaustivo que el observatorio tomará imágenes cada 75 centésimas de segundo. Es decir, enviará a la Tierra 1,5 terabytes al día (1 TB es igual a 1.000 gigabytes) durante los cinco años que durará la misión.

Imágenes como las del IMAX

Entre sus instrumentos, el SDO lleva a bordo un generador de imágenes magnéticas y sísmicas. Con él, se medirán las ondas sonoras y, a modo de una ecografía, escaneará el interior de la estrella. También lleva una especie de cámara que tomará imágenes de las capas de la atmósfera solar con una resolución de 4.096 píxeles, casi como las de un cine IMAX. Un tercer artefacto clave será el EVE, un medidor de la luz ultravioleta. Sus variaciones, como las de otros tantos parámetros solares, afectan a la vida cotidiana en la Tierra.