Jueves, 11 de Febrero de 2010

Los líderes de la UE acuerdan un plan para ayudar a Grecia

Reuters ·11/02/2010 - 13:58h

Los líderes europeos alcanzaron un acuerdo para ayudar a Grecia a resolver sus problemas de deuda, dijo el jueves el presidente de la Unión Europea, Herman Van Rompuy, en lo que supone una medida sin precedentes para evitar una crisis en el conjunto de la zona euro.

"Hay un acuerdo sobre la situación de Grecia. Ahora comunicaremos el acuerdo a los otros líderes", afirmó Van Rompuy a la prensa apostada en el encuentro de los jefes de Estado de la UE en Bruselas.

El acuerdo se forjó en conversaciones entre Van Rompuy; el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso; el presidente francés, Nicolas Sarkozy; la canciller alemana, Angela Merkel; el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet; y el primer ministro griego, Giorgios Papandreu.

El primer ministro polaco, Donald Tusk, dijo a periodistas que la ayuda, que supondría el primer rescate a un miembro de la zona euro desde su creación hace 11 años, se materializaría a través de préstamos.

"Podrían ser préstamos voluntarios para los estados miembros. Esa parece ser la mejor opción", expresó Tusk.

Una fuente española dijo a Reuters que los detalles de la ayuda serían afinados a más tardar el próximo martes, cuando los ministros de Finanzas de la UE mantendrán un encuentro.

"La idea general es tener una asistencia europea amplia, con el foco puesto más en la asistencia de los países de la zona euro", precisó la fuente de la presidencia española de la UE, pidiendo no ser identificada.

La Comisión Europea tendría un rol supervisor del acuerdo.

Los líderes europeos pretenden evitar que los problemas fiscales de Grecia se extiendan a otros miembros de la zona euro también muy endeudados, como España y Portugal, dado que eso sumiría al área monetaria en una crisis aún más profunda con consecuencias en todo el mundo.

MEDIDAS DURAS

Pero hasta esta semana, han evitado hablar abiertamente sobre cualquier tipo de ayuda, temerosos de que ello podría suavizar la presión sobre el Gobierno griego para que implemente medidas de austeridad necesarias para reducir el déficit fiscal, que se disparó a un 12,7 por ciento del Producto Interno Bruto el año pasado.

Atenas necesita pedir prestado 53.000 millones de euros este año para cubrir su déficit y refinanciar deudas, que crecerían a más de 290.000 millones de dólares este año, justo cuando los mercados amenazan con bajarle el pulgar a Grecia.

El euro se disparó frente al dólar y los diferenciales de la deuda griega se estrecharon después de que Van Rompuy anunció el acuerdo tras una reunión con los principales líderes de la zona euro, a la cual también asistieron el español José Luis Rodríguez Zapatero y el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

Pero los mercados siguen cautos en medio de la incertidumbre sobre las características de la ayuda a Grecia.

Incluso con el apoyo de la UE, el Gobierno griego se enfrenta a desafíos complicados para consolidar su presupuesto y restaurar la confianza de los mercados.

El sindicato griego de trabajadores públicos ADEDY dijo el jueves que se uniría a una huelga el 24 de febrero convocada por el sindicato del sector privado GSEE, para protestar contra las medidas de austeridad del Gobierno.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad