Jueves, 11 de Febrero de 2010

Irán celebra la revolución entre denuncias de enfrentamientos

Reuters ·11/02/2010 - 12:00h

Las páginas web de la oposición iraní dijeron que las fuerzas de seguridad se enfrentaron con manifestantes cuando una gran multitud concurrió el jueves al centro de Teherán para celebrar el aniversario número 31 de la Revolución Islámica.

La televisión estatal mostró imágenes en directo de cientos de miles de personas, algunas de ellas con banderas iraníes y fotografías del Líder Supremo, el ayatolá Ali Jamenei, caminando hacia la plaza Azadi (libertad), en el centro de la capital.

El presidente Mahmud Ahmadineyad dijo a la multitud de seguidores gubernamentales que Irán ha producido su primer combustible atómico de alto grado, algo que a buen seguro se sumará a las preocupaciones occidentales respecto a sus ambiciones nucleares.

Una web de la oposición, la Voz Verde de Irán, dijo que las fuerzas de seguridad dispararon y lanzaron gases lacrimógenos contra los seguidores del líder de la oposición Mirhosein Musavi que se manifestaban en el centro de Teherán.

La web de la oposición Jaras dijo que las fuerzas de seguridad atacaron a otro líder de la oposición, Mehdi Karubi, y al ex presidente moderado Mohamad Jatami cuando acudieron a la marcha.

Jaras dijo que las fuerzas de seguridad detuvieron brevemente a la nieta del ayatolá Ruholah Jomeini, el líder revolucionario ya fallecido, y a su marido. El hijo de Karubi fue también detenido, según Jaras, que informó de un "gran número" de arrestos de manifestantes.

Estas noticias no pudieron ser contrastadas de forma independiente porque los periodistas que trabajan para medios extranjeros fueron escoltados hasta la plaza Azadi y no tienen libertad para cubrir las marchas opositoras.

Ninguna de las partes ha mostrado muchas ganas de compromiso en los ocho meses transcurridos desde las disputadas elecciones presidenciales de junio, que según la oposición fueron amañadas para asegurar la reelección de Ahmadineyad.

El estado islámico se enfrenta a su peor crisis interna en tres décadas ya que los seguidores de la oposición han dado su apoyo a los reformistas que perdieron ante el presidente.

AFRONTA SANCIONES

Irán afronta crecientes peticiones occidentales para castigar al país con una nueva ronda de sanciones después de que Ahmadineyad ordenara esta semana comenzar la producción de uranio con un mayor grado de enriquecimiento.

Irán dice que ha dado pasos para producir uranio enriquecido al 20 por ciento para un reactor de investigación de Teherán que produce isótopos médicos tras su frustración por el fracaso de un acuerdo sobre intercambio de uranio con las potencias mundiales.

"Por la gracia de Dios... se nos ha dicho que se ha producido el primer depósito del 20 por ciento de uranio enriquecido y ha sido puesto a disposición de los científicos", dijo Ahmadineyad. "En un futuro próximo, se triplicará la producción".

El presidente indicó que tienen "capacidad para enriquecer uranio a niveles mucho más altos" que en la planta de Natanz. Irán había purificado previamente el combustible a sólo el 3,5 por ciento, el nivel exigido para una planta nuclear.

Expertos occidentales dicen que la subida hasta el 20 por ciento es un salto técnico importante hacia el enriquecimiento de uranio a un nivel superior al 90 por ciento que sería necesario para una bomba nuclear.

Occidente acusa a Irán de intentar construir bombas nucleares de forma encubierta. El quinto mayor exportador de crudo del mundo dice que sus instalaciones nucleares son parte de un programa de energía pacífico y ha dicho que respondería a cualquier ataque contra ellas.

Israel ve el programa nuclear iraní como una amenaza contra su existencia y no ha descartado la acción militar si la diplomacia no logra resolver la disputa sobre el uranio enriquecido.

Ahmadineyad dijo el miércoles que si Israel se embarcaba en acciones militares en la región, el estado judío "debía ser resistido con toda la fuerza para poner fin (...) de una vez por todas".

La Revolución Islámica no reconoce a Israel, al que se refiere como el régimen sionista.