Jueves, 11 de Febrero de 2010

Las pasarelas de Milán aceptan las exigencias de Wintour y estalla la polémica

EFE ·11/02/2010 - 11:35h

EFE - La directora de la edición estadounidense de la revista Vogue, Anna Wintour, posa para los medios a su llegada al desfile de Giorgio Armani, temporada Primavera-Verano 2010, en la Semana de la Moda Femenina de Milán, (Italia), en septiembre de 2009. EFE/Archivo

La polémica desfila ya en las pasarelas de Milán pues las citas más importantes de la semana de la Moda femenina se concentrarán en tan sólo tres días, como ha exigido y conseguido la influyente editora jefe de la versión estadounidense de "Vogue", Anna Wintour.

Wintour, una de las voces más influyentes en el mundo de la moda, ha garantizado su presencia sólo tres días, por lo que sometiéndose a sus deseos los organizadores han tenido que recortar un día la "semana" de la moda ya que los más conocidos diseñadores han pretendido desfilar durante el fin de semana en el que esté presente la poderosa editora de "Vogue".

Según los medios italianos, la gurú de la moda, retratada en la película "El diablo viste de Prada", ha llamado personalmente a los diseñadores para comunicarles su presencia en la capital italiana de la moda sólo del 26 al 28 de febrero, pues después tendrá que asistir a los desfiles parisinos.

Por ello firmas como Armani, Versace, Ferre, añade la prensa italiana, han satisfecho las peticiones de la editora y han exigido desfilar durante el fin de semana, mientras que otras como Fendi, Prada, Krizia y Laura Biagiotti se han rebelado a las exigencias de la todopoderosa Wintour.

El cambio de calendario a pocos días del inicio de "Milano Moda Donna", previsto ahora del 24 de febrero al 1 de marzo, ha levantado las iras de algunos diseñadores y representantes del sector que han denunciado cómo los organizadores se han doblegado a los deseos de Wintour.

El diario "La Stampa" recoge las declaraciones del presidente de la Cámara de la Moda, Mario Boselli, quien afirmó que se trata de una "verdadera falta de respeto para el trabajo de los demás", mientras que el vicepresidente de la asociación y titular de la firma John Richmond, Saverio Moschillo, acusó a los grandes diseñadores "de no hacer un trabajo en equipo", a diferencia de los franceses que han rechazado las pretensiones de la editora de origen inglés.

El más duro ha sido Diego Della Valle, propietario de Tod's, que calificó el recorte del calendario y la concentración de las principales marcas en tan sólo tres días como "un daño gravísimo a la moda y al sistema económico del país y al liderato del 'made in Italy'".

Della Valle añadió que no hay que echar la culpa a Wintour, con la que asegura mantiene una buena amistad, pues "el problema no es de la arrogancia de quien pide sino de la debilidad de quien responde".

Para Ermanno Scervino titular de la firma homónima es necesario "defender la semana de la moda milanesa" y propuso "como hacen en la semana de la moda de París comenzar con un día fuerte y terminarla con otra día importante para no perder la atención".

El presidente Boselli, harto de los cambios que ha tenido que hacer en el calendario, sentenció: "Tenemos respeto por el trabajo de la señora Wintour, pero ella no parece respetar el de los demás. En Milán será siempre bienvenida, pero si viene para un arrogante tocata y fuga, entonces es mejor que se quede en su casa".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad