Jueves, 11 de Febrero de 2010

El navegante del Alinghi afirma que los barcos contra las olas son como un Fórmula Uno en el París-Dakar

EFE ·11/02/2010 - 11:20h

EFE - El presidente del sindicato suizo Alinghi, Ernesto Bertarelli, junto al navegante, Juan Vila (c), y al patrón, Brad Butterworth (d), durante el entrenamiento con motivo de la 33 edición de la Copa del América.

El navegante catalán del Alinghi, Juan Vila, ha afirmado que los barcos de la 33 Copa del América "no están pensados" para condiciones de mucho oleaje y ha señalado que, por su velocidad, navegar con los multicascos contra las olas es como si un monoplaza de Fórmula Uno compitiera en el París-Dakar.

De esta forma, el regatista español ha justificado, en un encuentro con los medios de comunicación españoles, por qué estas embarcaciones de grandes dimensiones no pueden navegar con olas de algo más de un metro de altura cuando sí se vio navegar a otro tipo de barcos cerca de la costa.

"Uno de los motivos es que la velocidad que alcanzan estos barcos es de 30 ó 40 nudos y contra una ola son como un Fórmula Uno en una pista de baches o en el París-Dakar. No son barcos pensados para este tipo de condiciones", ha afirmado.

Además, ha defendido para argumentar no poder competir que la regata debe celebrarse a 20 millas de la costa y "las condiciones que se encontraban allí son diferentes a lo que había cerca de tierra".

Juan Vila ha admitido que contaban "con la posibilidad de que hubiera días no navegables, sobre todo en febrero, porque es conocido que aquí, igual puede haber una buena semana pero también puede haber malos días".

"No nos queda más que esperar y seguro que en los próximos días puede cambiar", ha agregado Vila, quien ha explicado que el "plan B" de Alinghi cuando no se puede navegar es "seguir con la preparación, mantener el programa de entrenamiento físico y de mantenimiento del barco y trabajar con el simulador".

Según ha dicho, tienen que "seguir mentalizados y con la tensión para afrontar la regata" cuando se produzca y ha admitido que será difícil conseguir unas condiciones de viento estable en todo el tramo de 20 millas del campo de regatas.

"Estable nunca será pero sí al menos podrá haber unas condiciones mínimas suficientemente estables para navegar", ha apuntado Vila, quien ha negado que no navegar el miércoles favoreciera a Alinghi porque le vengan mejor los vientos flojos.

"Eso es la teoría pero también se tiene que contar con el riesgo de roturas con este tipo de viento. Si realmente creen que se podría navegar en estas condiciones, no les hemos visto salir", ha afirmado, en referencia a que BMW-Oracle no salió a entrenar, a pesar de la suspensión de la regata.

Preguntado si la regata se podría celebrar más cerca de la costa, ha explicado que es el Deed of Gift el que obliga a celebrar "una regata al viento y si es de poniente te tienes que ir directamente lejos de la costa porque la ceñida tiene que ser de 20 millas".

"Lo más cerca que se podría navegar de la costa es si hubiera viento estable del este, que la salida se podría poner cerca de aquí", ha agregado.

Sobre la opción de acortar el campo de regatas, Vila ha indicado que para hacerlo tendrían que haberse puesto de acuerdo los dos equipos "algo que hasta ahora no ha pasado" y ha apuntado que "si se hubiera tomado la decisión a tiempo los dos barcos se hubieran preparado para ese recorrido pero es una hipótesis".

Respecto a las condiciones que se esperan mañana, cuando debe celebrarse la primera regata de la 33 Copa del América después de dos suspensiones, ha explicado que las posibilidades de navegar o no están al "cincuenta, cincuenta" pero que como el viento "es tan cambiante" podrían variar las previsiones.

"Tenemos esperanza de poder competir el viernes", ha señalado Vila, quien confía en que "no se alargue" la competición y ha señalado que esta Copa del América ha añadido a su currículum "experiencia en multicasco, que era limitada" y que tras la misma, se tomará unas vacaciones.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad