Jueves, 11 de Febrero de 2010

Los líderes de la UE estudian hoy cómo ayudar a Grecia a salir de la crisis

EFE ·11/02/2010 - 07:42h

EFE - El primer ministro griego, el socialista Giorgos Papandreu. EFE/Archivo

Los líderes de la Unión Europea se reúnen hoy en Bruselas para examinar la situación económica y debatir cómo ayudar a Grecia a salir de su crisis presupuestaria.

La grave situación de las finanzas griegas ha colocado a los países del euro en situación de emergencia por primera vez desde que se creó la moneda única europea hace once años.

Esta cumbre informal, la primera bajo la presidencia del belga Herman Van Rompuy, comenzará con unas horas de retraso respecto al programa previsto a causa del mal tiempo en Bruselas, según han informado fuentes diplomáticas.

Estaba previsto que la reunión del Consejo Europeo comenzara formalmente en el recinto de la Biblioteca Solvay a las 10.15 (09.15 GMT), pero se ha retrasado hasta las 12.00 (11.00 GMT), debido a los inconvenientes que está causando el frío y la nieve en la capital de Europa.

Se mantiene, por el contrario, la hora (07.30 GMT) del desayuno de trabajo que mantendrán, en la sede oficial del Consejo Europeo, el cercano edificio Justus Lipsius, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero; el presidente permanente, Herman Van Rompuy, y el de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso.

Alemania y Francia tratan de coordinar un plan de urgencia para el supuesto de que el Estado griego no pueda financiarse por las vías normales.

Fuentes oficiales alemanas han asegurado en Berlín que ése no es todavía el caso, que Grecia sigue colocando su deuda en el mercado sin problemas, aunque a un coste más alto, y que "ni se plantea" el anuncio inminente de una ayuda financiera europea a Atenas.

Los dieciséis ministros de Finanzas de la Eurozona celebraron ayer una sesión de concertación, mediante videoconferencia, a propuesta del presidente del Eurogrupo, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, que no dejó zanjada la cuestión.

La dificultad de la situación estriba en que las reglas de la unión monetaria europea prohíben al Banco Central Europeo o a la Comisión Europea financiar directamente el endeudamiento de un estado de la zona con problemas de liquidez.

La prohibición se explica por la necesidad de preservar a toda costa políticas fiscales sanas a nivel nacional.

Pero, ante el riesgo de que toda la zona se vea tarde o temprano, inmersa en la tormenta, los socios de Atenas están explorando todas las vías posibles de ayuda.

La opción que parecen descartar de antemano los miembros de la Eurozona es un recurso al Fondo Monetario Internacional (FMI).

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, ha sido invitado a participar mañana en la reunión de los líderes europeos.

Once años después de su nacimiento, el euro estaría afrontando ahora, según los analistas, su hora de la verdad, una crisis ligada a una deficiencia congénita sobre la que ya habían alertado algunos expertos.

La unión monetaria carece, en efecto, de instrumentos coercitivos para imponer a sus miembros políticas presupuestarias sanas. El Pacto de estabilidad y crecimiento, suavizado ya una vez, habría alcanzado sus límites.

Según el Gobierno de Berlín, en el almuerzo de la cumbre informal de hoy en Bruselas se espera que Grecia explique de manera convincente cómo tiene previsto cumplir el estricto programa de ajuste que le ha impuesto la Comisión Europea y que va más allá de lo planteado por el gobierno de Giorgos Papandreu.