Miércoles, 10 de Febrero de 2010

La fiscalía recurre la condena de cinco años a Josu Ternera para endurecerla

EFE ·10/02/2010 - 13:29h

EFE - Fotografía de archivo tomada en el Parlamento Vasco en Vitoria el 25 de octubre del 2001 del entonces parlamentario vasco por Batasuna José Antonio Urruticoechea,"Josu Ternera". EFE/Archivo

El Ministerio Público francés ha recurrido la sentencia contra el histórico dirigente etarra José Antonio Urrutikoetxea, "Josu Ternera", en busca y captura, por considerar que los cinco años a que fue condenado en enero es una pena muy leve teniendo en cuenta su nivel jerárquico en la banda.

Fuentes de la fiscalía explicaron hoy a Efe que el recurso -la primera audiencia, para la fijación del nuevo juicio, se celebrará el próximo 31 de marzo- se justifica porque los cinco años de cárcel que se dictaron contra Urrutikoetxea Bengoetxea son insuficientes teniendo en cuenta los cargos que pesaban contra él.

Durante el juicio en rebeldía contra "Josu Ternera" y contra su hijo, Egoitz Urrutikoetxea, celebrado el pasado 7 de enero en el Tribunal Correccional de París, el fiscal había solicitado siete años de prisión para el primero y cuatro para el segundo, para quien los jueces dictaron una pena de cuatro años.

La argumentación para reclamar un nuevo juicio contra Urrutikoetxea padre son sus antecedentes, con un largo historial como miembro de ETA y "su posición conocida en la jerarquía" de la organización terrorista.

A ese respecto, la fiscalía recuerda que "es uno de los dirigentes históricos de la organización terrorista", que en Francia ya fue condenado en 1990, que está en busca y captura en España desde 2002, y que se le considera "el dirigente político" de ETA desde la captura en octubre de 2004 del que ocupaba ese puesto, Mikel Albisu.

En el proceso ante el Tribunal Correccional de París, los principales elementos inculpatorios eran los contactos que "Josu Ternera" había mantenido entre 2002 y 2005 con los principales dirigentes de la banda.

Se encontraron sus huellas en varios pisos francos ocupados por esos dirigentes, y evidencias de que residió en una vivienda de la localidad de Villeneuve sur Lot, al sur de Francia, en cuyo garaje había diferente documentación relativa a las negociaciones entre ETA y el Gobierno español.

Este histórico terrorista nacido en diciembre de 1950 en la localidad vizcaína de Miravalles, se encuentra en paradero desconocido desde noviembre de 2002, cuando debía comparecer ante el Tribunal Supremo en Madrid y no acudió a esa cita, a la que había sido convocado para oficializarle su imputación por un atentado cometido en 1987.

Ingresó en la organización terrorista con 20 años en 1970 y en la década siguiente accedió a la dirección.

Condenado en Francia a diez años de cárcel en 1990, fue entregado a España en 1996 y permaneció en prisión preventiva hasta el año 2000 cuando salió en libertad sin cargos.

Al año siguiente, la Audiencia Nacional lo inculpó como responsable de la asociación Ekin y en 2002 -cuando se dio a la fuga- como presunto inductor del atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza, en el que murieron once personas.

Su hijo Egoitz, nacido en junio de 1974 en la ciudad vascofrancesa de Bayona, se encuentra huido de la justicia desde el otoño de 2003 y en julio de 2007 ya había sido condenado una primera vez en rebeldía a cuatro años de prisión por su pertenencia a ETA.

A esa siguieron otra en diciembre del pasado año a dos años de cárcel, y la de enero a cuatro años de prisión.