Miércoles, 10 de Febrero de 2010

Toyota inicia las revisiones de su modelo Prius en Japón

EFE ·10/02/2010 - 07:27h

EFE - Imagen de un Toyota Prius en Nueva York. EFE/Archivo

El fabricante japonés Toyota inició hoy las inspecciones en Japón de la última generación de su modelo Prius por un posible fallo en los frenos, que ha obligado a llamar a revisión a 437.000 de sus vehículos híbridos en todo el mundo.

Las revisiones comenzaron un día después de que lo anunciase el presidente del gigante nipón del motor, Akio Toyoda, quien expresó su compromiso de "recuperar la confianza" de los clientes, tras los fallos detectados en muchos de sus modelos, que han supuesto un duro golpe para la reputación del grupo.

En Japón, la llamada a revisión de la tercera y última generación del Prius -líder de ventas en el mercado nipón desde que salió al mercado, el pasado mayo- afecta a unos 200.000 vehículos.

Toyota espera que en tres meses se hayan inspeccionado el 90 por ciento de los Prius afectados, en un proceso que llevará unos 40 minutos por vehículo, según el fabricante.

El primer fabricante automovilístico mundial espera comenzar a reparar los híbridos Sai y Lexus HS250h, también incluidos en las revisiones, una vez hayan concluido los preparativos para ello en los talleres, según la agencia local Kyodo.

Esos modelos podrían tener problemas con los frenos similares a los del Prius, aunque las unidades afectadas en Japón son 10.820 en el caso del Sai (un híbrido para el mercado nipón) y poco más de 12.400 en el del Lexus HS250h, que combina el motor de gasolina con el eléctrico.

También se revisarán en Japón 159 unidades del Prius plug-in, un híbrido con enchufe que se puede cargar en casa y que se presentaba como un modelo revolucionario en el campo de los vehículos verdes.

Las masivas llamadas a revisión de más de ocho millones de vehículos de Toyota en todo el mundo, por problemas en los frenos y el pedal del acelerador, han abierto una crisis sin precedentes en el fabricante nipón.

Mientras Akio Toyoda asumió ayer la responsabilidad de lo ocurrido y reafirmó la "calidad" de sus vehículos, el primer ministro nipón, Yukio Hatoyama, pidió al grupo que garantice "la seguridad de los usuarios en Japón y en todo el mundo".