Miércoles, 10 de Febrero de 2010

Otra gran tormenta de nieve azota la costa este de EEUU

Reuters ·10/02/2010 - 06:21h

La segunda tormenta importante en menos de una semana afectó el martes a la costa este de Estados Unidos, desde Washington hasta Nueva York, obligando a escuelas, al Congreso y a Naciones Unidas a cerrar sus puertas.

El Servicio Meteorólogico Nacional pronosticó 36 centímetros de nieve en Nueva York y Washington, hasta 51 centímetros en Baltimore y 48 en Filadelfia.

La Oficina de Administración de Personal dijo que las agencias federales en el área de Washington seguirán cerradas el miércoles por tercer día consecutivo, con un coste de unos 100 millones de dólares (unos 67 millones de euros) en pérdidas de productividad diaria.

Naciones Unidas dijo que las oficinas centrales de Nueva York permanecerán cerradas el miércoles debido a la tormenta.

Los meteorólogos también predijeron fuertes vientos que podrían causar cortes de electricidad.

Los residentes estaban aún tratando de reponerse tras nevadas récord de entre 46 y 81 centímetros el pasado fin de semana, desde Washington hasta el sur de Nueva Jersey. Algunos trataron de aprovisionarse y retirar árboles caídos antes de que llegara la nueva tormenta.

La nueva tormenta ha sido bautizada "Snoverkill" y "Snomageddon 2.0" y llevó a muchas escuelas de la zona de Washington a suspender las clases durante el resto de la semana. El sistema de escuelas públicas de Nueva York anunció que también podría cerrar el miércoles.

La ciudad de Boston, que también sufriría la llegada de la tormenta, declaró la emergencia por nieve.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos canceló las votaciones para el resto de la semana y muchas audiencias del Congreso fueron suspendidas.

El jefe de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, dijo que la cámara no sesionará el miércoles pero podría volver a sus tareas el jueves. El senador declaró que dudaba que en el Senado pudiera haber votaciones esta semana.

American Airlines canceló los vuelos del miércoles con salida o llegada desde los tres aeropuertos del área de Washington y de Filadelfia. Los vuelos de la noche del martes también fueron cancelados para que los aviones no queden atrapados en la nieve, dijo la aerolínea.

Las empresas de transporte también volvieron a relajar su política de billetes para permitir que los pasajeros cambien sus planes de viaje debido a la tormenta. Ambas acciones podrían dificultar el panorama para una industria que ya se ha visto afectada por los problemas en la economía.

US Airways canceló su servicio de transbordo entre Washington y Nueva York para el miércoles, mientras que la red de trenes de pasajeros Amtrak advirtió que tendría un servicio limitado en su lucrativo corredor noreste.