Miércoles, 10 de Febrero de 2010

Abidal deja en cuadro la zaga

El lateral francés se lesiona en un aductor y será baja durante un mínimo de seis semanas

RUT VILAR ·10/02/2010 - 00:20h

Abidal, ayer en Reus, se retira del entrenamiento tras lesionarse. - FERNANDO ZUERAS

Puyol, Chygrynskiy, Milito y Maxwell. No hay más. El Barcelona se presentará el domingo en el Calderón con sólo cuatro zagueros del primer equipo. A las ausencias de Alves, Márquez, Piqué y Touré (a quien Guardiola ha alineado en alguna ocasión en defensa) se sumó ayer la de Abidal, que se lesionó durante el entrenamiento que el conjunto azulgrana realizó por la mañana en Reus. Un dolor de cabeza más para los técnicos del Barça, preocupados por cómo frenar con tantas bajas la potente delantera del Atlético. También ayer, el Comité de Competición castigó con un partido de sanción a Piqué y Márquez, expulsados la jornada pasada frente al Getafe.

Preocupa la velocidad

El entrenamiento en Reus resultó de lo más accidentado; Iniesta y Piqué no pudieron terminar la sesión por sendas contusiones, que, en principio, no revisten gravedad. Abidal, por su parte, abandonó apresuradamente la jornada tras resbalarse y notar un pinchazo en el muslo mientras participaba en un ejercicio. El galo se marchó a Barcelona ni se quedó a la comida que hizo el equipo en Reus, donde fue sometido a diversas pruebas médicas. El examen confirmó los peores augurios: desinserción del aductor izquierdo con un pronóstico de entres seis y ocho semanas de baja.

Además, Puyol, aquejado de diversas molestias, sigue trabajando a parte del grupo. Ayer, el capitán se ejercitó con el recuperador físico, Juanjo Brau. Aún así, la presencia del 5 del Barça ante el Atlético de Madrid parece asegurada.

Sin Alves ni Abidal, Puyol apunta al lateral derecho. Chygrynskiy y Milito repetirían pareja en el eje, como en la ida de la Copa ante el Sevilla. Y Maxwell volvería al lateral izquierdo. Una zaga extremadamente lenta para frenar a los veloces delanteros rojiblancos. En el vestuario azulgrana no sólo preocupa cómo resolverán Milito yChygrinskiy los envites del Kun y Forlán. La potencia de Simao y Reyes también puede dejar en evidencia a Maxwell, cuyo fuerte tampoco es la velocidad.

Alves y Touré tienen sendas lesiones musculares

"En Roma, jugamos con Touré y Sylvinho", rememoraban ayer los más optimistas. Sea como sea, el Barça formará en el Vicente Calderón con una línea atrás inédita hasta el momento.

Así las cosas, y aunque apueste por los jugadores del primer equipo, Guardiola tendrá que recurrir también al filial, como mínimo, para tener algún recambio para la zaga en el banquillo. Ayer, en Reus, se entrenaron Bartra y Fontàs, los dos centrales del Barça Atlètic que dirige Luis Enrique. Mañana hoy el equipo tiene fiesta podría incorporarse al grupo el lateral del juvenil Dalmau, que ya trabajó la semana pasada con los mayores.

Baño de masas en Reus

Como ya hiciera con el Palafrugell, el Barça aceptó participar en los actos de celebración del centenario del Reus y ayer se desplazó a cien kilómetros de la ciudad deportiva azulgrana para entrenarse ante los seguidores culés del sur de Catalunya. Esta vez no se libró ni Henry, que al final de la sesión fue engullido por la hinchada.

Competición sanciona con un partido a Piqué y Márquez

En una ciudad donde el hockey se impone al fútbol, no se llenó el estadio, pero más de 4.000 hinchas pasaron por taquilla para ver de cerca a sus ídolos, a pesar de la lluvia. Las entradas iban de los 10 a los 20 euros.

El presidente rojinegro calculaba que la visita del Barça habrá dejado unos 52.000 euros en las arcas del club, que estuvo a punto de desaparecer este verano asfixiado por las deudas. Sólo la intervención del Ayuntamiento, que asumió los pagos pendientes, evitó un desenlace fatal.

"Con dos entrenamientos del Barça aquí, incluso podríamos aspirar a un presupuesto para estar en Segunda A", bromeaba el presidente, Ramón Alabart. Este año, el Reus milita en el Grupo V de Tercera, donde lucha por el liderato con el Hospitalet.