Martes, 9 de Febrero de 2010

Baños de sol breves en verano equilibran vitamina D en organismo

Reuters ·09/02/2010 - 17:55h

En el verano, tomar unos minutos diarios de sol al mediodía eleva el nivel de vitamina D a una cantidad suficiente, pero no óptima, reveló un estudio en el Reino Unido.

La producción de vitamina D en la piel por la exposición a los rayos ultravioletas del sol es la fuente principal del nutriente, que es deficiente en la mayoría de los alimentos, explicó el equipo de la doctora Lesley E. Rhodes, del Salford Royal NHS Foundation Hospital, en Manchester.

La vitamina D es necesaria para tener huesos y músculos saludables, y también existen evidencias de que reduciría el riesgo de desarrollar cáncer, hipertensión, diabetes y otras enfermedades.

Las autoridades británicas dicen que "las exposiciones casuales a la luz solar en el verano" permitirán que el cuerpo produzca cantidades adecuadas de vitamina D. Pero recomiendan limitar la exposición solar a un período corto.

Para comprobar la duración necesaria de la exposición, el equipo sometió a 109 hombres y mujeres blancos a una luz equivalente a 13 minutos de sol del mediodía en verano, tres veces por semana y durante seis semanas. Los participantes usaron shorts y remeras durante los baños de sol.

El estudio se realizó en invierno, cuando se recibe muy poca vitamina D de la luz solar, para concentrarse en los efectos de esos baños. Todos los participantes consumían poca vitamina D y ninguno tomaba suplementos.

El nivel en sangre promedio de vitamina D aumentó de 18 a 28 nanogramos por mililitro. Estudios recientes habían sugerido que un nivel a partir de los 20 nanogramos por mililitro es suficiente y uno a partir de los 32 nanogramos por mililitro es "óptimo".

Con esos resultados, el equipo predijo que con esa cantidad de exposición solar, el 90 por ciento de los blancos menores de 65 años en Manchester tendría niveles de vitamina D suficientes y el 26 por ciento, óptimos.

Los resultados no son aplicables a las personas con piel más oscura, que necesitan períodos más prolongados de exposición porque el color de la piel actúa como una pantalla solar natural.

Según la latitud, la cantidad promedio de exposición necesaria para obtener los mismos efectos en América del Norte variaría entre 9 y 16 minutos, dijeron los investigadores.

"Proponemos que los futuros mensajes de salud pública promocionen los baños cortos y habituales de luz solar al mediodía durante el verano, con una duración que debe que estar por debajo del umbral de bronceado", escribió el equipo.

Pero las personas con alto riesgo de desarrollar cáncer de piel deberían evitar el sol. "A ellas les servirían los suplementos orales", advirtió.

FUENTE: Journal of Investigative Dermatology, online 14 de enero del 2010.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad