Miércoles, 10 de Febrero de 2010

Diario de la noche, mejor sin Hermann Tertsch

El informativo de Telemadrid gana audiencia desde que no está su director

ANTONIO G. GIL-GARCÍA ·10/02/2010 - 00:30h

Tertsch, en su polémica aparición del 28 de enero. - ANTONIO G. GIL-GARCÍA

La ausencia de Hermann Tertsch le sienta bien a Diario de la noche, al menos en términos de audiencia. El informativo nocturno de Telemadrid ha ganado casi dos puntos de audiencia desde que Tertsch dejó sola a su compañera Ana Samboal, que cosechó la semana pasada una cuota de pantalla del 8,4% de lunes a viernes, frente al 6,5% de la semana anterior, la última en la que estuvo su director. Según fuentes de Telemadrid, Tertsch estará al menos un par de semanas sin acudir al programa para recuperarse de las secuelas de la agresión que sufrió en un conocido bar de copas de Madrid en la madrugada del pasado 8 de diciembre.

La última vez que se vio a Tertsch en el informativo fue el 28 de enero, cuando Telemadrid tuvo que emitir 48 segundos en negro debido a la ausencia en el plató del periodista, según la versión de los sindicatos. Acto seguido, apareció arreglándose la manga de la chaqueta con ademanes apresurados para dar comienzo al informativo. Fuentes de la cadena aseguraron entonces a Público que la emisión en negro se debió en realidad a "problemas técnicos de realización" y no a la ausencia de Tertsch, un extremo que los sindicatos niegan.

Siempre al límite

Al parecer, según los sindicatos, el periodista, que se reincorporó el 19 de enero, llegaba todos los días a Telemadrid "al límite de tiempo" para presentar el informativo, hasta que finalmente ha dejado de acudir. Fuentes de la propia cadena reconocen, en este sentido, que la vuelta de Tertsch pudo ser algo apresurada, ya que él quería estar de vuelta cuanto antes.

En su retorno, el presentador agradeció a la Policía sus esfuerzos por "hacer fracasar su aniquilación civil". Tertsch se refería así a su agresión, en la que desde el PP y la Comunidad de Madrid se quiso ver un atentado contra la libertad de expresión. Sin embargo, lejos de móviles políticos o ideológicos, la investigación de la Policía culminó con la detención y posterior puesta en libertad sin fianza de Ramón Narváez, el presunto agresor, dueño de un bar del centro de Madrid.

Noticias Relacionadas