Martes, 9 de Febrero de 2010

Hasta humo de tercera mano genera riesgo de cáncer: estudio EEUU

Reuters ·09/02/2010 - 16:46h

El humo de tabaco fumado hace tiempo hace más que simplemente llenar un ambiente de olor. También puede dejar toxinas causantes del cáncer, reportaron investigadores estadounidenses.

El equipo encontró que los agentes cancerígenos llamados nitrosaminas específicas del tabaco se pegan a una variedad de superficies, donde pueden mezclarse con el polvo o adherirse a los dedos.

Los niños son los más propensos a absorverlos, reportó el equipo en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, en California.

"Estos hallazgos plantean preocupaciones en torno a la exposición al residuo del humo de tabaco, que recientemente ha sido denominado 'humo de tercera mano'", escribieron los investigadores en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los resultados están disponibles en http://www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.0912820107.

Los especialistas sugirieron que una buena limpieza podría ayudar a remover estos químicos potencialmente peligrosos y dijeron que sus resultados indican que otras toxinas del aire podrían hallarse en las superficies.

"Las nitrosaminas específicas del tabaco (TSNA, por sus siglas en inglés) son unos de los cancerígenos más activos y potentes presentes en el tabaco no quemado y el humo de tabaco", dijo en un comunicado el químico de Berkeley Hugo Destaillats, que trabajó en un estudio.

"La quema del tabaco emite nicotina en la forma de un vapor que se pega en superficies internas, como paredes, techos, alfombras, cortinas y muebles. La nicotina puede persistir en esos materiales por días, semanas y hasta meses", agregó.

Esta sustancia se combina con otro compuesto común llamado ácido nitroso para formar nitrosaminas específicas del tabaco o TSNA, dijo el equipo de Destaillats.

Los aparatos a gas con mala ventilación son la principal fuente de ácido nitroso en ambientes cerrados, y los motores de los vehículos también lo emiten.

Los investigadores hicieron pruebas de laboratorio con humo de cigarrillo y también analizaron una camioneta de 45 años manejada por un gran fumador.

El compuesto TSNA se formaba rápidamente si había ácido nitroso en el aire, sobre todo en la cabina del vehículo, pero también en ambientes donde había humo de cigarrillo.

Los investigadores dijeron que es muy fácil ingerir este nuevo compuesto, al que consideraron un "riesgo a la salud que pasa inadvertido".

"Debido a su frecuente contacto con superficies y polvo, los niños están particularmente en riesgo", escribieron.

"La nicotina, la sustancia adictiva del humo del tabaco, hasta ahora había sido considerada no tóxica en el aspecto más estricto del término", dijo Kamlesh Asotra, del Programa de Investigación de Enfermedades Relacionadas al Tabaco de la University of California, que pagó el estudio.

"Lo que vemos en este estudio es que las reacciones de la nicotina residual con ácido nitroso en superficies de contacto son un riesgo potencial de cáncer, y estos resultados podrían ser apenas la punta del iceberg", agregó.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad