Martes, 9 de Febrero de 2010

Una defensa en cuadro para visitar el Calderón

Guardiola afronta el partido ante el Atlético con una defensa inédita: Puyol, Maxwell, Milito y Chygrynskiy

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·09/02/2010 - 15:36h

FERNANDO ZUERAS - Eric Abidal en un entrenamiento con el Barça.

Complicada configuración defensiva para Pep Guardiola de cara al encuentro que le enfrentará este domingo al Atlético de Madrid. A la lesión de Abidal, que estará de baja al menos dos meses por un pinchazo en el aductor izquierdo, se suman las bajas confirmadas de Alves, también lesionado, y de Piqué y Márquez sancionados.

Un mal resbalón ha provocado la lesión del lateral francés, quien no ha podido concluir el entrenamiento. Por su parte, Piqué y Márquez estaban a la espera de conocer la sanción impuesta por el Comité de Competición, tras ser expulsados en el partido ante el Getafe. Durante ese partido, el canterano del Barça lanzó una patada "de manera violenta" a un rival del Getafe. Pese a lo que esperaban algunos en Madrid, el Comité ha decidido sancionarle con tan sólo un encuentro. Márquez también cumplirá un partido de sanción.

De modo que el entrenador culé tendrá que enfrentarse al equipo de Quique Sánchez Flores con una retaguardia en cuadro. Guardiola sólo cuenta con Puyol, Chygrynskiy, Milito y Maxwell. Una defensa inédita hasta el momento, si al final el técnico barcelonista no se decide por alinear a los canteranos Fontàs y Bartra.

Una auténtica prueba, sobre todo para Chygrynskiy y Maxwell, fichajes de este año del Barça en defensa y que, de momento, no han dado el rendimiento esperado. Distinto es el caso de Milito, quien hace poco volvió tras una larga lesión que le tuvo apartado toda la temporada pasada. Puyol será el encargado de dirigir la zaga blaugrana ante un Atlético que el año pasado remontó en un partido lleno de ocasiones que terminó llevándose por 4-3. 

Un campo poco propicio para el Barça y donde los jugadores del Real Madrid esperan que el líder de la Liga pinche, como ya confesó el lunes en rueda de prensa el centrocampista brasileño Kakà. 

Podría parecer que el Barcelona no tiene motivos para preocuparse con la plantilla que cuenta, pero ahora mermada defensa era la más segura de la competición liguera con tan sólo once goles encajados en 21 partidos (menos de medio gol por encuentro). 

De excursión en Reus

El FC Barcelona entrenó esta mañana en el Estadio Municipal de Reus con motivo del centenario del club del Baix Camp bajo un frío y una intensa lluvia que no evitó que 3.500 aficionados se acercaran a presenciar una sesión preparatoria que Eric Abidal tuvo que abandonar por problemas en el aductor de la pierna izquiera. El lateral izquierdo, que fue trasladado en coche a Barcelona para ser sometido a pruebas, podría ser baja para el partido contra el Atlético de Madrid, complicando aún más a Pep Guardiola el poder confeccionar una defensa de garantías. Con Márquez y Piqué sancionados, y Alves y Touré lesionados, el técnico deberá hacer pruebas.

Por ello, en la sesión participaron dos centrales del Barça Atlètic, Bartra y Fontàs, posibles refuerzos de cara al encuentro del domingo. Sin embargo, el capitán Carles Puyol, tras cumplir su partido de sanción ante el Getafe, volvió a ejercitarse con el equipo, mientras que ni Alves ni Touré se desplazaron a Reus con el resto de sus compañeros y se encuentran en la Ciudad Condal recuperándose de sus respectivas lesiones.

Como ya pasó la semana pasada en Palafrugell, los jugadores blaugranas y los del Reus Deportiu se hicieron una foto conjunta, al lado de una pancarta que rezaba 'El FC Barcelona y el Reus Deportiu, con el pueblo de Haití'.

Esta es la tercera vez que el FC Barcelona se ejercita lejos de la Ciutat Esportiva Joan Gamper. En las dos anteriores ocasiones, Manresa y Palafrugell, los hombres de Guardiola congregaron a 5.000 aficionados. El vicepresidente del área institucional, Albert Perrín, y el presidente del Barça Atlètic, Jacint Borràs, fueron recibidos por el alcalde de Reus, Lluís Miquel Pérez, y el presidente del club reusense, Ramon Alabart, y se intercambiaron obsequios.