Martes, 9 de Febrero de 2010

El contrato de Rajoy: trabajar seis años para tener derecho a 33 días de indemnización por despido

El líder del PP quiere acabar con la temporalidad con un contrato que indemnice en función de la antigüedad

JESÚS MORENO ·09/02/2010 - 10:25h

El Partido Popular propone un nuevo contrato de trabajo que aumente la indemnización por despido en función de la antigüedad en la empresa. Eso sí, para tener derecho a 33 días de indemnización, Mariano Rajoy ha cifrado que un trabajador "debería estar 5  o 6 años en la empresa".

El contrato que propone Rajoy sería más barato que la indemnización por despido improcedente en los actuales contratos indefinidos, que es de 45 días por año trabajado. La clave de la cuestión, y en eso no ha entrado Rajoy en la entrevista que le han realizado en Los desayunos de TVE, es si en los primeros años sería más o menos caro despedir al trabajador que en un contrato temporal.

El presidente nacional del PP señala que hay que "acabar con la dualidad de los contratos" porque considera que no puede haber en España "un contrato con cero días de indemnización y otro de 45 días" porque esto perjudica, en su opinión, al empleo de los jóvenes. 

¿La moción de censura de Cospedal?: "Una ocurrencia"

Mariano Rajoy ha querido eludir el tema de la moción de censura o el adelanto de elecciones que ilustres miembros de su partido, como María Dolores de Cospedal y Esperanza Aguirre, han reclamado. Primero ha desautorizado tanto a la secretaria general de su partido como a la presidenta de Madrid, al calificar la iniciativa de "ocurrencias que España no necesita ahora mismo".

Sin embargo, detrás de esta marcha atrás en las aspiraciones de acceder a La Moncloa antes de las elecciones generales se esconde la soledad del PP en el arco parlamentario. Al ser insistido por esta cuestión, el líder de los conservadores ha acabado reconociendo que no presenta la moción porque no cuenta con el apoyo suficiente: "Si tuviera la mínima oportunidad de presentarla, no duden que la presentaría", ha dicho. Toda una ocurrencia.

Respalda las críticas de Almunia a España

El afán de convertir en su aliado a cualquiera que critique la política económica de Zapatero mete en serios aprietos a Mariano Rajoy. Ha asegurado que no le gustó que, el hasta ahora comisario europeo de economía, Joaquín Almunia, criticara a España y la comparara con Grecia. "Para criticar ya estoy yo, ésa es mi función", ha dicho.

Rajoy ha sido capaz de apoyar la postura de Almunia y de negarle la razón en la misma intervención. Por un lado, ha dicho explícitamente que "Almunia tiene razón en el discurso que hizo", pero por otra parte ha considerado que no es cierto que la situación de España sea comparable con la de Grecia, que fue precisamente el fondo de las declaraciones de Almunia en su última intervención como comisario de economía de la UE.

"La conspiración judeo-masónica"

Se ha pronunciado Mariano Rajoy sobre las acusaciones del ministro de Fomento, José Blanco, quien ha asegurado que existe una conspiración contra España y contra Zapatero. Rajoy ha tachado de "absurdo" lo que ha calificado como hablar de "conspiración judeo-masónica".

Ha pedido además al Ejecutivo que deje de echar la culpa de todo lo que pasa a los demás y se dedique a gobernar y se ha preguntado por qué los "especuladores no especulan" contra otros países de la Unión Europea.

Preguntado por las críticas a su partido por no concretar medidas alternativas, ha dicho que le parecen un "topicazo", y ha recordado que su partido llevará hoy al Congreso y al Senado propuestas económicas "importantes" para retrasar el pago del IVA o para reducir el gasto público en la administración central.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad