Martes, 9 de Febrero de 2010

Google retira obras de su biblioteca digital

El gigante recurrirá la sentencia judicial francesa en su contra

ANDRÉS PÉREZ ·09/02/2010 - 07:30h

Google cree que fomenta la libertad de expresión.

El gigante Google, enzarzado en una pugna con el mundo editorial francés, reconoció ayer su estrategia dual en el país vecino. Por un lado, aceptó retirar de su catálogo Googlebooks más de cien extractos de obras que había digitalizado sin permiso, pertenecientes al grupo editorial La Martinière. Se someterá así a una sentencia reciente del Tribunal de Gran Instancia de París que le condenaba por "falsificación de derechos de autor". Sin embargo, al mismo tiempo,Google anunció la presentación de un recurso contra los fundamentos de esa misma sentencia con vistas a obtener su anulación.

Google fue condenado el pasado 18 de diciembre por reproducir toda una larga serie de extractos de libros pertenecientes a editoriales francesas que nunca le habían cedido los derechos de esas obras. En su mayoría se trataba de libros del grupo Seuil-La Martinière. Precisamente, son esas obras las que el gigante de Internet ha aceptado retirar.

Por otra parte, el tribunal prohibía a Google proseguir la digitalización de obras francesas, excepto cuando dispusiera de la autorización escrita y explícita de los editores, e impuso a la multinacional el pago de indemnizaciones por valor de algo más de 300.000 euros.

Visiones antagónicas

La empresa de Internet reconoció ayer que había presentado el recurso de la sentencia el pasado 21 de enero. Alexandra Neri, principal abogada de la multinacional en Francia, explicó que no se trata de un recurso parcial sino que ataca "la motivación misma de la sentencia en su integralidad, recurre contra el principio mismo del veredicto".

El punto atacado refleja a la perfección la divergencia de puntos de vista entre Google y los portavoces del mundo editorial francés en el conflicto. Para Google, según su abogada, la sentencia del tribunal "invalidó la aplicación de la excepción de corta cita, so pretexto de que se trata de Internet. Desde ese punto de vista, lo hecho por Google es algo que tiene que ver con la libertad de expresión y con la libre circulación del saber y las ideas.

Google aceptó retirar de su catálogo Googlebooks más de cien extractos de obras que había digitalizado sin permiso

Para el mundo editorial francés y para el Tribunal de Gran Instancia nada de eso es cierto. Estiman que Google pone a disposición de los internautas porciones que pueden alcanzar el 80% del contenido de obras protegidas por el derecho de autor y que, cruzando las búsquedas, se puede llegar fácilmente a consultar casi el 100%.

Por otra parte, el mundo editorial francés siempre ha puesto por delante que el objetivo de Google a muy corto plazo es el de lanzar un servicio de pago para la venta de libros electrónicos. Y gracias a su inmenso trabajo de digitalización en todo el mundo en los últimos años, para este servicio ya dispone de una posición de cuasimonopolio

Google, eso sí, aceptó someterse a la parte de la sentencia contra la que nada puede hacer. No obstante, hasta ahí Google mantiene su punto de vista particular, ya que afirma que siempre ha retirado y retira las obras digitalizadas cuando un editor así se lo pide. Es un particular que no confirman los editores galos confrontados al gigante.

Pese a lo duro de la pugna, tanto las editoriales francesas como Google han dejado la puerta abierta a un acuerdo de cara a las futuras plataformas de pago de descarga de libros en versión electrónica. De hecho, Google mantiene su proyecto de plataforma de pago Google Edition para mayo próximo en varios países del mundo, incluida España y Francia.