Martes, 9 de Febrero de 2010

El médico de Jackson, acusado de homicidio involuntario

Conrad Murray se enfrenta a una posible pena de cuatro años de cárcel por suministrar al artista los sedantes que causaron su muerte

ROBERTO ARNAZ ·09/02/2010 - 01:32h

REUTERS/Richard Carson - Conrad Murray.

La opinión pública y la familia Jackson ya lo habían sentenciado, pero no fue hasta ayer cuando el doctor Conrad Murray fue oficialmente acusado de la muerte del rey del pop Michael Jackson . Tras seis meses de suspense, la Fiscalía del Distrito de Los Ángeles decidió por fin a las especulaciones y presentar contra él cargos por homicidio involuntario. Las autoridades creen que Murray provocó la muerte del artista "sin malicia" al suministrarle "de manera ilegal" el cóctel de fármacos que, según la autopsia, acabó con su vida el pasado 25 de junio.

Según el examen médico forense que ha servido para procesar a Murray, Michael Jackson falleció súbitamente por una "intoxicación aguda" de sedantes, y señala como al Propofol como único responsable del fatal desenlace. A pesar de que durante la investigación Murray reconoció a las autoridades haber inyectado a Jackson una dosis intravenosa de este potente anestésico poco antes de su muerte, el médico se declaró "no culpable" de los cargos que se le imputan. En su defensa, Murray siempre ha argumentado que Jackson utilizaba Propofol desde hacía años como ayuda para conciliar el sueño y que él había tratado, en las semanas previas a su muerte, de curarle de su adicción. Si su versión no convence al jurado, Murray se enfrentaría a una pena de cuatro años de cárcel en una prisión estatal.

El médico personal de Jackson se declaró inocente durante el juicio 

El doctor muerte, como Murray es conocido entre los seguidores del rey del pop, se presentó voluntariamente en el juzgado del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles hacia la una del mediodía para escuchar la acusación. Con esta decisión pretendía evitar que su foto esposado y trasladado por la policía se convirtiese en portada de todos los diarios y los informativos televisivos. El médico que trató a Jackson durante los últimos años de su vida salió en libertad con cargos tras hacer frente a una fianza de 25.000 dólares y depositar su pasaporte en el juzgado para prevenir su hipotética salida del país. Murray deberá presentarse de nuevo ante las autoridades el próximo 5 de abril.

Con semblante serio pero sereno, vestido con un impecable traje de color claro y acompañado de su abogado, Ed Chernoff, Murray rechazó hacer declaraciones a las varias decenas de periodistas que llevaban desde el viernes apostados frente al edificio esperando su llegada. Sin embargo, Chernoff aseguró él y su representado "lucharán hasta el final". Además, el abogado recordó que Murray y Michael Jackson "eran amigos" y que el doctor está "viviendo una pesadilla y profundamente apenado por su muerte".

La vista contó con la inesperada presencia de la familia Jackson. Los patriarcas, Joe y Katherine Jackson, acompañados de sus hijos Tito, Jermaine, Randy y LaToya, escucharon con atención los cargos contra Murray desde las dos primeras filas de la sala. A la salida de la corte, Jemaine Jackson se limitó a reconocer que la familia "no está nada contenta" con la decisión del juez. La expectación que levantado el caso obligó a las autoridades a reforzar las medidas de seguridad en la zona para evitar aglomeraciones por la masiva presencia de prensa y ante el temor de que algún seguidor del artista resentido pudiera poner en peligro la integridad física de Murray.

Murray abonó 25.000 dólares para evitar la prisión preventiva

Sin embargo, algunos seguidores consiguieron acercarse lo suficiente como para insultar al médico y mostrarle pancartas con mensajes como "justicia para Michael" o "el mundo está mirando". Incluso algunos pedían "cadena perpetua" para Murray.

Tras su visita al juez, el cardiólogo que había asumido el puesto de médico de cabecera del artista hasta su muerte y que no pudo cumplir con su labor consistía de prepararlo para los conciertos de su esperado regreso con el espectáculo This is it, abandonó Los Ángeles con dos posibles destinos: Las Vegas (Nevada), donde posee una residencia, o Houston, (Texas), ciudad en la que he desarrollado su carrera en los últimos años.

Murray ha permanecido en Los Ángeles durante las últimas semanas mientras sus abogados negociaban con la Fiscalía del Distrito los términos de su entrega a las autoridades. El presunto responsable de la muerte de Michael Jackson, aprovechó los días previos a su presencia en el juzgado para visitar la tumba del Rey del Pop en el cementerio Forest Lawn, de Glendale, California. Pensativo y con semblante serio, Conrad Murray pasó la tarde del pasado miércoles sentado junto al mausoleo en el que descansan los restos del cantante, según la web de noticias TMZ.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad