Lunes, 8 de Febrero de 2010

Yanukovich se atribuye una ajustada victoria en Ucrania

Reuters ·08/02/2010 - 11:29h

El líder de la oposición ucraniana Viktor Yanukovich se atribuyó el lunes una ajustada ventaja en las elecciones presidenciales, que podría inclinar a la antigua república soviética de nuevo hacia Moscú, aunque su rival Yulia Tymoshenko aún no había aceptado la derrota.

Con más del 95 por ciento de los votos escrutados, las autoridades electorales daban a Yanukovich un margen de un 2,09 por ciento de ventaja sobre la primera ministra Tymoshenko.

Sin embargo, un responsable de la Comisión Central de Elecciones dijo a Reuters que Yanukovich seguía siendo el ganador de los comicios del domingo. A falta de los votos de sus bastiones en el sur y en el este, se esperaba que la brecha con Tymoshenko aumentara en lugar de disminuir, dijo el miembro de la Comisión Mykhailo Okhendovskiy.

Los analistas dijeron que el estrecho margen podría alentar a Tymoshenko, que previamente advirtió a Yanukovich en contra de celebrar una victoria prematuramente, a presionar por la victoria o impugnar el resultado.

"La situación se está desarrollando a favor de ir a los tribunales y de algún tipo de acuerdo", dijo Viktor Nebozhenko, del centro Barómetro ucraniano. "No está realmente claro quién ha ganado. Las fuerzas están más o menos igual".

"Si es tres puntos porcentuales o menos es disputable. Le quedará la tentación de impugnar", dijo Andrew Wilson, un alto cargo político cercano al Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

El bando de Tymoshenko, alegando fraude, ofreció un "recuento paralelo" que la colocaba por delante de su rival. El margen en los resultados oficiales había probable que Tymoshenko emprendiera un desafío legal, prolongando la incertidumbre.

Los analistas, sin embargo, agregaron que podría esperar a escuchar el veredicto de los observadores internacionales, liderados por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, antes de iniciar cualquier acción. La OSCE iba a entregar sus conclusiones el lunes.

El resultado corona una notable recuperación para el hombre visto como el villano de la Revolución Naranja de 2004, cuando miles de personas tomaron las calles para protestar contra unos cuestionados resultados que le dieron la victoria en unas elecciones consideradas fraudulentas.

FRUSTRACIÓN Y DECEPCIÓN

Una victoria de Yanukovich podría ver un giro de esta ex república soviética de 46 millones de habitantes de nuevo hacia Rusia después de cinco años de luchas internas y una economía en desaceleración que convirtió la euforia de la Revolución Naranja en frustración y decepción.

Ambos candidatos prometieron integración con Europa además de mejorar los vínculos con Moscú, aunque a Tymoshenko se la considera más pro-occidental. No es muy probable que Yanukovich intente integrarse en la OTAN, un objetivo "naranja" que enfureció a la vecina Rusia.

Yanukovich, un ex mecánico de 59 años, pidió a Tymoshenko, de 49, su dimisión como primera ministra. Pero el equipo de Tymoshenko dijo a primera hora del lunes que habían realizado el recuento del 85% de los votos y que tenía una ventaja del 0,8%.

Tymoshenko fue la co-responsable de la revolución de 2004 junto con el presidente Viktor Yushchenko, favorable a Occidente, pero su relación pronto se volvió agria y pasó de la euforia a la frustración por disputas políticas y una caída de la economía.

Con un aspecto severo ante la prensa, la ex magnate del gas instó a su equipo a "luchar por cada resultado, cada documento, cada voto", pero se abstuvo de repetir una amenaza que hizo la semana pasada para llamar a la gente a las calles si había sospechas de fraude electoral.

Algunos analistas dijeron que dada la debilidad de la posición de Yanukovich, este podría tratar de buscar un compromiso con Tymoshenko, un escenario en el cual ella podría aceptar la derrota a cambio de seguir como primera ministra.