Domingo, 7 de Febrero de 2010

El temporal paraliza la costa Este de EEUU y deja dos muertos

Reuters ·07/02/2010 - 09:51h

Una fuerte tormenta azotó gran parte de la costa Este de Estados Unidos, dejando más de medio metro de nieve en varios lugares, lo que causó dos muertes, paralizó los viajes y dejó a decenas de miles de personas sin electricidad.

La policía estatal de Virginia informó que dos personas murieron en el estado al ser embestidas por un camión cuando pararon para ayudar a un conductor atrapado.

Potentes nevadas de entre 51 y 99 centímetros de grosor cayeron desde Virgina hasta el sur de Nueva Jersey hasta las primeras horas de la tarde tras más de un día de tormenta.

Más de 230.000 hogares se quedaron sin energía en la zona de Washington, según el periódico The Washington Post, después de que la nevada derribase numerosos árboles y líneas de electricidad.

La compañía de electricidad Pepco dijo que estaba trabajando para restablecer lo antes posible la energía, pero que podrían pasar unos días antes de que todos los afectados tuvieran el servicio de nuevo.

El tráfico estaba virtualmente paralizado en la capital del país y sus alrededores, mientras que las calles permanecían desiertas, en la mayor nevada que ha afectado a Washington en varias décadas.

En el barrio Dupont Circle cientos de jóvenes y adultos salieron a las calles para divertirse mediante una guerra de bolas de nieve.

Los vientos fueron muy potentes, especialmente a lo largo de la costa central del Atlántico, con ráfagas de hasta 64 kilómetros por hora. El Servicio Meteorológico Nacional declaró la alerta de fuertes vientos durante las siguientes 24 horas en la región de Washington y Baltimore.

SERVICIOS PARALIZADOS

La mayoría de los vuelos del sábado fueron cancelados en las tres principales terminales aéreas de la zona Washington-Baltimore y en el Aeropuerto Internacional de Filadelfia.

En el aeropuerto de Dulles, en las afueras de Washington, parte del techo de un hangar se derrumbó debido al peso de la nieve pero nadie resultó herido.

Las autoridades aconsejaron a los residentes permanecer fuera de las carreteras.

El presidente estadounidense, Barack Obama, tuvo que salir de la Casa Blanca para hablar en la reunión de la Comisión Nacional del Partido Demócrata y su caravana sufrió un accidente menor. El mandatario calificó al temporal como "Nievegedón".

El servicio de trenes de Washington sólo operaba el sábado en los recorridos subterráneos y los viajes en autobús fueron cancelados.

Amtrak suspendió los viajes de una serie de trenes que operaban el sábado entre Nueva York y Washington, y también entre la capital federal y algunos destinos en el sur.

El viernes, la tormenta hizo que cerrasen varias escuelas y generó largas colas en los supermercados, mientras que los residentes se abastecían de alimentos y otros productos de cara al tradicional fin de semana de la Superbowl del fútbol americano.

Virginia, Maryland y el Distrito de Columbia también declararon niveles de alerta por la nieve.

Esas alertas permiten a los estados activar los cuerpos de emergencia, como la Guardia Nacional, con el objetivo de prepararse para el frente invernal.

Tras el paso de la tormenta se espera que las temperaturas continúen siendo inusualmente bajas en el noreste de Estados Unidos.