Sábado, 6 de Febrero de 2010

El PSOE reconoce fallos en la "semana negra" y se prepara para el "zafarrancho de combate"

Corbacho agradece la responsabilidad de los agentes sociales y avanza que el Gobierno comenzará a negociar la reforma laboral la próxima semana. José Blanco insta al PP a sumarse a la propuesta y abandonar el "populismo"

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·06/02/2010 - 14:36h

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, escucha al portavoz del PSC, Miquel Iceta. EFE/Xavier Bertral |

El PSOE es consciente de que las cosas no se han hecho bien durante la última semana. O por lo menos no se ha comunicado de la mejor forma las medidas contempladas. Así lo han reconocido fuentes de la dirección general de los socialistas, que han calificado los últimos días como "semana negra". Una semana alimentada por fallos propios, especialmente a la hora de comunicar las decisiones.

Por ello el partido, aseguran dichas fuentes, se prepara para una semana, la próxima, en la que se ordenará "zafarrancho de combate" con el fin de explicar al detalle las decisiones que se están adoptando por el Gobierno pensando en el interés general. Además, el partido quiere transmitir tranquilidad ante el cúmulo de datos adversos que en los últimos días se le han amontonado al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y al PSOE.

Entre ellos, los avisos de diversos organismos internacionales, los datos del paro, la existencia de comunidades gobernadas por el PSOE que se oponen a la instalación del cementerio nuclear, el debate sobre la reforma de las pensiones o el último barómetro del CIS.

Agradecimiento a los sindicatos

Uno de los que ha dado la cara ha sido el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, que ha agradecido el "acto de responsabilidad y seriedad" mostrado por sindicatos y empresarios al conocer la propuesta de reforma laboral del Gobierno, y se ha manifestado "convencido" de que todas las partes serán capaces de sellar "un buen acuerdo".

"A partir de esta semana comenzaremos a trabajar. Lo haremos con intensidad", ha dicho el titular de Trabajo, quien ha dejado claro que se comunicarán los "avances", pero que el ministerio estará "más pendiente" de la negociación que de los anuncios. El ministro aseguró que la actual crisis "no se arreglará con una sola reforma" y apostó por recuperar la confianza, el crédito y adaptar el mercado laboral a la realidad actual.

Corbacho ha destacado la "predisposición" al diálogo y el "espíritu positivo" exhibido ayer por los agentes sociales pese a las diferencias que mantienen en muchos aspectos, y ha añadido que la ciudadanía demanda esa voluntad y no "peleas".

El ministro ha confiado en que la negociación se lleve a cabo en un clima de diálogo "sereno y relajado", y ha recordado que los españoles reclaman a todos "remar" juntos "para salir lo más pronto de la crisis".

El Gobierno propone en su documento de reforma laboral que se fomente, como en Alemania, la reducción de la jornada frente al despido y presenta dos nuevos modelos de contratos a tiempo parcial que quiere fomentar para frenar el excesivo uso de la temporalidad.

Corbacho no ha revelado más detalles de la propuesta que ayer expuso el Gobierno español, pero ha ratificado su "compromiso" para "facilitar la contratación" de los jóvenes y ha confiado en que la negociación no esté presidida por el "dogmatismo".

"No nos hemos explicado bien"

Corbacho ha asumido que el Gobierno "no ha explicado bien" su propuesta de retrasar la edad de jubilación de los 65 a los 67 años, en el sentido de hacer entender a la sociedad que es necesario abrir ya este debate para garantizar la sostenibilidad futura del sistema.

"Bien no lo habremos explicado, si no, no se habría montado este lío"

Corbacho ha admitido este "déficit de explicación" y ha garantizado que la propuesta del Gobierno no es "una ley", sino que se buscará un acuerdo "lo más amplio posible" con el resto de partidos en el marco del pacto de Toledo. Después de que algunos de los asistentes cuestionaran la forma "desafortunada" del Gobierno para abrir este debate, Corbacho ha hecho cierta autocrítica y ha apelado a la "serenidad" en la discusión.

"Bien bien, no lo habremos explicado, porque si no, no se habría montado el lío que se ha montado (...) Seguramente no lo hemos explicado bien", ha comentado.

Críticas a Almunia

Por otra parte, el ministro ha reprochado al comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, su comentario acerca de que la economía española comparte problemas estructurales con países como Grecia.

Corbacho ha opinado que sus declaraciones no han contribuido "al sosiego y a la paz", y ha dado a entender que, pese a su actual responsabilidad, Almunia "no debería olvidar su compromiso" con su partido.

"Le tengo aprecio, pero desde el punto de vista de oportunidad política, sus declaraciones no son las más oportunas", ha apostillado el titular de la cartera de Trabajo. En este contexto, ha lamentado la veracidad que se otorga a algunos informes económicos que afectan a España, y ha añadido: "Los informes parecen no sé si el Viejo o el Nuevo Testamento. Parecen palabra de Dios".

Con estos argumentos, ha alertado de que tras estos informes hay "intereses", y ha puesto de manifiesto la contradicción que supone que esta semana se dieran a conocer los beneficios de un importante banco español, mientras la bolsa española bajaba casi el 6%.

Blanco pide al PP que abandone el "populismo"

El ministro de Fomento, José Blanco, pidió hoy al PP que "abandone el populismo" y haga un ejercicio de responsabilidad para sumarse al "consenso" que a su entender ha suscitado el Plan de Reforma Laboral. "En estos tiempos difíciles todos jugamos en el mismo equipo, por eso invito al PP que no se quede fuera de juego", dijo Blanco en una rueda de prensa ofrecida en León tras mantener una reunión con dirigentes socialistas de la provincia.

El ministro de Fomento agradeció a sindicatos y patronal "su disposición a trabajar por la mejora del mercado laboral" y se mostró convencido de que compartan con el Gobierno "un objetivo de país" y apoyan sus medidas "para salir de la crisis y volver a la senda del crecimiento".

A pesar de hacer un llamamiento al consenso entre partidos, Blanco se mostró escéptico y aseguró que el PP desea que siga subiendo el desempleo porque creen "que así Rajoy tiene más posibildades de llegar a La Moncloa".

"¿Es mucho pedir al PP que, aunque sea por un segundo y pensando en los cuatro millones de parados, abandone el populismo y haga por una vez acto de patriotismo?", se preguntó el vicesecretario general del PSOE ante sus correligionarios.

Noticias Relacionadas