Viernes, 5 de Febrero de 2010

El Gobierno propone fomentar el empleo parcial frente a la excesiva temporalidad

EFE ·05/02/2010 - 22:06h

EFE - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (c), y el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho (i), durante la reunión que han mantenido con el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán (d), a la que también han asistido el presidente de CEPYME, Jesús Bárcenas, y los secretarios generales de CCOO y de UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, para explicarles su propuesta de reforma laboral, hoy en el Palacio de La Moncloa.

El Gobierno propone en su documento de reforma laboral que se fomente como en Alemania la reducción de la jornada frente al despido y presenta dos nuevos modelos de contratos a tiempo parcial que quiere fomentar para frenar el excesivo uso de la temporalidad.

También apuesta por perseguir la temporalidad injustificada y que los contratos de formación generen la cobertura de desempleo.

En el documento se establecen dos modalidades de contrato a tiempo parcial: una con horario fijo y estable para facilitar la conciliación de la vida laboral y personal y otro con horario flexible para que las empresas se puedan adaptar a los cambios en sus procesos productivos.

El empleo a tiempo parcial, que el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero calificó de "yacimiento de empleo" que hay que fomentar, será también objeto de incentivos para las empresas que recurran a él en el supuesto de la conciliación laboral y personal.

El texto recoge la promesa del Gobierno de incluir entre sus propuestas la de recortar la jornada laboral como alternativa al despido, el conocido como "contrato alemán".

En esta dirección el Ejecutivo plantea agilizar la autorización de los Expedientes de regulación de empleo temporales, que podrían ser utilizados por empresas de cualquier tamaño e independientemente del número de trabajadores que tengan.

Asimismo, apunta la posibilidad de elevar la bonificación de las cotizaciones sociales por los trabajadores afectados por ERE temporales, sobre todo si la empresa dé formación durante el periodo de suspensión del empleo.

En el documento, se plantea la necesidad de corregir jurídicamente la temporalidad injustificada para evitar el encadenamiento de contratos temporales y la rotación laboral de trabajadores en puestos de trabajo dentro de la mismo empresa.

Asimismo plantea la posibilidad de que las empresas que recurran más a la contratación temporal asuman parte del coste de los despidos y las prestaciones por paro derivadas de la finalización de estos contratos.

También se busca fomentar la contratación indefinida "sin que suponga más coste" en palabras de Zapatero, quien también ha prometido que no habrá cambios en la indemnización por despido.

En este sentido señala que hace falta revisar el mal uso que se está haciendo del despido improcedente, lo que ha facilitado un buen número de despidos y ha convertido "en lugar común" el que el coste ordinario de un despido sea de 45 días por año trabajado.

El documento incluye por otra parte la intención de favorecer la protección social de los contratos de formación, de forma que quienes los tengan puedan disfrutar después del subsidio por desempleo.

Además, el Gobierno cree "ineludible" articular un programa extraordinario de empleo para jóvenes en coordinación con las comunidades autónomas, que estaría preferentemente dirigido a jóvenes de entre dieciséis y veinticuatro años sin título educativo o profesional.