Sábado, 6 de Febrero de 2010

Susanna vs. Susanna

Griso y su clon en 'La escobilla nacional' se encontraron ayer en 'Espejo público'

REBECA FERNÁNDEZ ·06/02/2010 - 08:00h

El magacín matinal de Antena 3 fue conducido ayer por su presentadora habitual y su imitadora.

Las dos son rubias, se llaman Susanna Griso y presentan el programa Espejo público. Verlas frente a frente hablando de forma distendida y entre risas en uno de los pasillos de Antena 3 es cuanto menos curioso, si tenemos en cuenta que una de ellas es la original y la otra es su doble, interpretada por la actriz Agnès Busquets en el programa La escobilla nacional (domingos, 21.45 horas).

Para sorpresa de los espectadores, este encuentro también se produjo ante las cámaras ayer en Espejo público, después de que Busquets usurpara el lugar de Griso. "El encuentro ha sido divertido. Creo que la parodia es muy sana y yo la he practicado mucho en el programa porque pienso que tenemos que ser los primeros en reírnos de nosotros mismos", explicó ayer a Público Griso, para quien la parodia "más sana" es la que lleva a "mirarse el ombligo" y decir "yo soy el primero que me equivoco".

"La idea de imitar a Susanna Griso nació de un anuncio"

Para dar vida a su clon, Busquets recurrió a la serenidad y al "punto zen" de Griso, aspecto que permite a la presentadora reconocerse en ese personaje, aunque es consciente del papel que cumple la televisión a la hora de crear una imagen: "Es verdad que tú proyectas una imagen que no siempre se corresponde con la que tienes de ti misma", destaca.

Horas frente al espejo

Convertirse en Susanna Griso conlleva un trabajo de maquillaje y peluquería de entre hora y hora y media, una preparación a la que hay que sumarle el tiempo de visionado de imágenes de la presentadora para aprender a desenvolverse como ella. A Busquets esta imitación le "salió sola", porque no es "de los personajes difíciles". "Se trata de modular la voz como ella y ya está". "La idea de imitar a Susanna nació de un anuncio de yogures. Un día estaba en casa y empecé a hablar encima del anuncio, y nos reímos mucho mi marido y yo, así que se lo enseñé al director del programa, Toni Soler, y me dijo que teníamos que sacarla", explica Busquets, que también da vida a Mercedes Milá y Lydia Lozano en La escobilla nacional. Independientemente de sus diferencias, estos personajes tienen en común la necesidad de una caracterización muy cuidada, que para esta actriz supone "el 70% del personaje". "Te ponen la máscara y desapareces tú", explica.

"Tenemos que ser los primeros en reírnos de nosotros mismos"

Busquets ya está familiarizada con esta forma de trabajar, ya que lleva cuatro años dedicada a la imitación desde que empezó en Polònia (TV3), y considera que en La escobilla nacional se mezcla la sátira con la parodia y se aborda el mundo de los famosos con respeto y desde el humor, "una manera de quitarle la importancia que se le está dando al corazón".

Este punto de vista es una clave fundamental para Griso, quien no concibe otra manera de abordar la crónica social "si no es desde el humor y la ironía". A su juicio, se trata de "un género fácilmente parodiable, que tiene tantos años de camino que ha creado sus propios monstruos y está muy bien que se les parodie".