Viernes, 5 de Febrero de 2010

Radiación de escáner corporal en aeropuertos es baja: informe

Reuters ·05/02/2010 - 19:51h

Los nuevos escáneres corporales de rayos X usados para la seguridad en los aeropuertos generan dosis de radiación mucho más bajas que los niveles de radiación de ambiente, según un documento recopilado por organismos internacionales.

Tales dispositivos, que cuestan unas 10 veces más que los escáneres aeroportuarios convencionales, probablemente se expandan de forma generalizada a raíz del hallazgo de un nigeriano que viajaba con explosivos ocultos en su ropa interior en un avión con destino a Detroit el 25 de diciembre.

Mientras que la tasa normal de radiación del ambiente por persona es de alrededor de 3.000 microsieverts -unidad usada para medir exposición a la radiación-, los escáneres corporales envían entre 0,1 y 300 microsevierts, según el informe realizado por un grupo de organismos internacionales que incluyen a la Comisión Europea y la agencia nuclear de la ONU.

"Este (riesgo) es muy pequeño", dijo a Reuters el viernes Renate Czarwinski, directora de seguridad y seguimiento de la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por su sigla en inglés) en Viena.

"Cada aplicación del sistema de rayos X debería estar justificada (...) tienes que sopesar los beneficios y el probable daño. El beneficio para la seguridad es muy elevado", añadió.

Hay dos tipos de escáneres corporales -los que usan ondas de radio de alta frecuencia y los que emplean rayos X- y sólo los segundos expondrían a los pasajeros a la radiación por ionización como los rayos X que se emplean en los hospitales, dijo Czarwinski.

Aunque las dosis son pequeñas, el informe dijo que la exposición debería supervisarse atentamente.

"De cara a una evaluación apropiada del impacto completo de protección radiológica del uso de escáner, debería conocerse la forma en que los pasajeros son seleccionados", dijo.

Los escáneres, usados para ver bajo la ropa e identificar objetos no habituales, podrían haber detectado los explosivos ocultos con los que el nigeriano quería hacer detonar el avión con destino a Detroit.

Sin embargo, su uso se ha limitado principalmente por los costos y las preocupaciones respecto a la privacidad.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad