Viernes, 5 de Febrero de 2010

Una exposición recrea la fascinación de los pintores del XIX por el teatro

EFE ·05/02/2010 - 15:33h

EFE - La ciudad norteña italiana de Trento se convertirá desde mañana en escenario de un diálogo entre teatro y pintura con la exposición "Dalla scena al dipinto", un reflejo de la fascinación que las tablas despertaron en artistas como Degas, Délacroix o Toulouse-Lautrec. En la imagen, una de las obras de la exposición. EFE/Museo di Arte Moderna e Contemporanea di Trento (MART).

La ciudad norteña italiana de Trento se convertirá desde mañana en escenario de un diálogo entre teatro y pintura con la exposición "Dalla scena al dipinto", un reflejo de la fascinación que las tablas despertaron en artistas como Degas, Délacroix o Toulouse-Lautrec.

"Dalla scena al dipinto" ("Del escenario al lienzo"), que podrá verse en el museo de arte contemporáneo de Trento (MART) hasta el 23 de mayo, reúne por primera vez en Italia cerca de doscientas obras relacionadas con esta temática, entre las que se encuentran maquetas de escenografías, bocetos y lienzos.

Y es que el siglo XIX estuvo caracterizado por una intensa pasión por el teatro y, según el comisario de la muestra, Guy Cogeval, durante un siglo y medio "el arte europeo ha vivido bajo el yugo del diablo de la escena".

"Es evidente la dimensión teatral del camino hacia el modernismo, que se encuentra sobre todo en la escena del lienzo, en la perspectiva ilusionista sobre la que se articulan los personajes y la escenografía", escribió Cogeval en el catálogo.

Organizada con el apoyo del Musée D'Orsay de París y coproducida por la dirección de los museos de Marsella (Francia) y la Art Gallery de Ontario (Canadá), "Dalla scena al dipinto" propone un recorrido cronológico y temático en el que están representados cuatro movimientos estéticos: neoclasicismo, romanticismo, realismo y simbolismo.

En cuadros de Jacques Louis David como el "Juramento de los Horacios", que acompaña a las obras de Anne-Louis Girodet en la sala neoclasicista, se inspiró el actor y escenógrafo François Joseph Talma para elaborar su vestuario en tiempos de la Revolución Francesa.

A estos lienzos siguen las lecturas de William Shakespeare trazadas por Delacroix, Chassérieau, Sargent y Füssili, que se convirtió en uno de los mayores intérpretes pictóricos de obras como "Macbeth", "Hamlet" o la "Divina Comedia" de Dante Alighieri.

La muestra rescata retratos de Toulouse-Lautrec de los actores de la Comédie Française y algunas de las famosas bailarinas de Edgar Degas, que vinculan al artista "a la revolución de los Ballets Rusos que tuvo lugar en torno a 1910 y que puso la danza en el centro de la creatividad de la vanguardia", afirma el comisario.

Giuseppe Verdi -cuyas obras fueron ilustradas por Francesco Hayez- y Richard Wagner -en lienzos y litografías de Henri Fantin-Latour y Odilon Redon- se encuentran en esta muestra que recrea la fusión entre las artes.

"Dalla scena al dipinto" se cierra con los artistas nabis, discípulos del francés Paul Gauguin (1848-1903), que participaron en el teatro experimental de su tiempo para mostrar la "tensión hacia la abstracción, que sería uno de los destinos más radicales de la pintura europea del siglo XX". EFE

mfe/JL/is