Viernes, 5 de Febrero de 2010

Las 12 caras de Plutón

Las fotos más detalladas de este cuerpo muestran una superficie helada y ocre que cambia más que la Tierra. Oficialmente, sigue siendo un planeta enano para la NASA, aunque no para sus científicos

NUÑO DOMÍNGUEZ ·05/02/2010 - 01:15h

NUÑO DOMÍNGUEZ -

Plutón es un mundo ocre cuya superficie cambia muy rápido a medida que enormes masas de hielo se desplazan de un polo a otro. Así lo indican las fotos más detalladas que se han conseguido hasta ahora de este cuerpo celeste en los confines del Sistema Solar.

Las imágenes fueron tomadas por el telescopio espacial Hubble entre 2000 y 2002 y las presentó ayer la NASA, justo el día en el que el descubridor de Plutón cumpliría 104 años. Se llamaba Clyde Tombaugh, era estadounidense e incluyó a Plutón en el elenco de planetas del Sistema Solar en 1930. Más de cien años después, Plutón dejó el olimpo para convertirse en un planeta enano por decisión de la Unión Astronómica Internacional (UAI). Fue una de las decisiones que más polémica han causado dentro y fuera de los círculos astronómicos, y sus ecos siguen resonando, ya que muchos se niegan a reconocer esa autoridad.

"Las nuevas imágenes no servirán para restituir a Plutón", explica en un correo electrónico Mike Brown, uno de los astrónomos que presentaron las fotografías. "Las imágenes nos dicen que no tiene que ser un planeta para ser interesante", añadió el astrónomo, que se jacta de ser el hombre que "mató" a Plutón.

Color real

Las imágenes muestran el color real del planeta enano. "Si estuvieses en una nave espacial cerca de Plutón, este es el color que verías", explicó el astrónomo Marc Buie durante la presentación. Las partes más brillantes son monóxido de carbono que están a unos -230ºC. Las más oscuras son concentraciones de nitrógeno y metano en las que el termómetro sube hasta -213ºC.

"Fue una decisión más política que científica", asegura un investigador

Las 12 caras de Plutón son el resultado de más de 300 fotografías. Han sido reprocesadas con 20 ordenadores durante cuatro años, señalaron los expertos de la NASA. Son lo más detallado que se verá en la Tierra hasta 2015. Ese año la sonda de la NASA New Horizons sobrevolará la superficie plutoniana y tomará fotografías con una resolución nunca vista. Muchos de los que aún se resisten a llamar enano a Plutón confían en que ese día cambien las cosas para siempre.

"Creo que 2015 va a ser un año problemático para la postura de la UAI", señala Mark Sykes, director del Instituto de Ciencia Planetaria de Tucson (EEUU) y acérrimo defensor de Plutón. Señala que no sólo la sonda New Horizons traerá sorpresas, sino también la sonda Dawn que explorará Ceres. Según Sykes, este planeta enano también debería ser considerado un planeta.

Tras degradar a Plutón, la UAI creó la nueva categoría de planeta enano para englobarlo a él, a Ceres y Eris. Según algunos expertos, los tres deberían tener el rango de planeta. Para otros, aceptar a Plutón abría la veda para que el olimpo de los ocho planetas del Sistema Solar se llenase hasta perder toda entidad.

Decisión política

"Fue una decisión más política que científica", recuerda José Juan López Moreno, astrónomo del CSIC. "Yo no lo hubiera quitado porque tampoco pasa nada por incluir más planetas en la lista".

La decisión de enanizar a Plutón fue tomada por mayoría y a mano alzada durante el congreso de la UAI de 2006 en Praga. Allí se redefinió lo que significa ser un planeta. Plutón quedó fuera porque, a pesar de tener forma esférica y girar alrededor del Sol, hay otros cuerpos en su órbita, es decir, que no es lo suficientemente dominante como para "barrer su vecindario", como lo describen algunos expertos.

Las imágenes son el resultado de más de 300 fotografías del Hubble

La decisión fue denostada por astrónomos, geofísicos y ciudadanos de a pie, que montaron manifestaciones espontáneas para que se limpiase el nombre de Plutón. Las alegaciones aseguraron que sólo una minoría de los miembros de la unión estaba allí para votar y que muchos otros expertos ni siquiera pertenecen a ella.

"Lo que tenga que decir la UAI sobre esto es irrelevante", explica a Público Alan Stern, investigador principal de la misión New Horizons de la NASA. En enero de 2006, Stern y sus compañeros eran los orgullosos responsables de la primera sonda que llegaría a Plutón. En agosto, tras la decisión de la UAI, la sonda se había quedado sin planeta de destino. En los días de la reclasificación, Stern advirtió de que Plutón no era el único que tenía escombros en su órbita. La Tierra, Marte, Júpiter y Neptuno también tienen cuerpos en sus recorridos, señalaba.

Desde entonces, el debate tiende frecuentemente a lo emocional. "La UAI no es como la Santa Madre Iglesia y sus pronunciamientos no deben ser aceptados por todo el mundo", advierte Sykes. Explica que algunos expertos están intentando que la UAI revise su definición por miedo a que dañe su credibilidad como referencia mundial en astronomía. "A pesar de ello, a la mayoría de los que disentimos no nos importa lo que hagan", añade. "La UAI no va admitir su error, pero eso es irrelevante", confiesa Stern. "Plutón es considerado un planeta por gente real, científicos reales y educadores reales, sin importar lo que digan", apostilla.

"Siempre habrá gente a la que disgusten algunas decisiones y esos serán los que más alto se quejen", contesta Brown. Desde 2006, el astrónomo de Caltech imparte una charla titulada Por qué maté a Plutón y por qué se lo merecía. Poco antes de la presentación de ayer, y según confesó, recibió un correo electrónico que le preguntaba: "¿Por qué mataste a Plutón?".

Muchos expertos se niegan a llamar a Plutón "planeta enano"

"Muchos estadounidenses no aceptan que Plutón sea un planeta enano porque fue un americano el que lo descubrió", advierte José Luis Ortiz, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía. Asegura que "fuera de EEUU, entre el 70% y el 80% de los expertos está de acuerdo en que Plutón es un planeta enano". Aunque Ortiz apoya la decisión de la UAI, señala que se tomó de forma precipitada: "Debería haberse dejado más tiempo para mejorarla porque aún hay cosas por madurar".

Con la mejora constante de los telescopios terrestres y espaciales, el número de planetas fuera del Sistema Solar no hará más que crecer, lo que puede reavivar el debate, comenta el experto. "Puede que, al final, Plutón vuelva a ser un planeta", concede, aunque piensa que, con la llegada de más candidatos, las definiciones tenderán a hacerse más restrictivas. "Deberían reconsiderarlo, pero sin prisa", concluye.

R2, el robot que pasó de astronauta a ensamblador

El Robonauta 2 (R2) es una máquina con forma humanoide desarrollada por la NASA y la compañía automovilística General Motors, que fue presentada ayer. La versión original fue diseñada hace diez años con el propósito de enviar el artefacto a misiones de investigación espacial. Sin embargo, su tarea original ha sido sustituida por la fabricación de coches. El nuevo modelo es más fuerte, más hábil y con una tecnología más avanzada. Cada uno de sus brazos es capaz de soportar más de nueve kilos de peso y sus pulgares son oponibles. Estas características hacen que sus creadores consideren al R2 como una herramienta idónea para trabajar en plantas de cadenas de montaje, como las automovilísticas. “Se trata de conseguir coches más seguros y plantas más eficaces”, afirmó ayer el videpresidente de Investigación y Desarrollo de General Motors, Alan Taub. “Nuestro desafío es construir máquinas que puedan ayudar a los humanos en su trabajo”, explicó el director del Centro Espacial Johnson de la NASA, Mike Coats.No obstante, la agencia no ha olvidado su propósito inicial y también espera poder utilizar a R2 en futuras misiones espaciales. “La tecnología punta en robótica representa una gran promesa, no sólo para la NASA, sino para toda la nación”, manifestó el administrador de Sistemas, Misiones y Exploración de la agencia, Doug Cooke. “Estoy muy emocionado con las nuevas oportunidades para humanos y para la exploración espacial que estos robots tan versátiles nos pueden proporcionar”, concluyó Cooke.

Una pelota gélida en los confines del Sistema Solar

-225ºC temperatura media
Los científicos estiman que la temperatura sobre la superficie de Plutón es de unos -225ºC, lo que lo convierte en uno de los lugares más fríos del Sistema Solar.

39 veces la distancia Tierra-Sol
Plutón está tan lejos de la Tierra como la distancia que hay entre nuestro planeta y el Sol multiplicada por 39, un total de 5.869.660.000 kilómetros.

2.300 km diámetro
Su diámetro es de 2.300 km, la quinta parte del de la Tierra.