Viernes, 5 de Febrero de 2010

Caen otro alto cargo balear y el tesorero de Unió Mallorquina

El president Antich baraja expulsar del Govern a sus socios tras la operación Voltor

ALICIA GUTIÉRREZ ·05/02/2010 - 00:45h

Joan Sastre y Maria Antònia Munar, líder histórica de UM e imputada en otro caso. - EFE

La operación Voltor -buitre, en castellano- avanzó ayer en su cerco a Unió Mallorquina (UM), el cada día más incómodo socio de gobierno del PSOE en Baleares por los casos de corrupción en que aparece envuelto. La detención del todavía director general de Promoción Turística, Joan Sastre, así como la de Álvaro Llompart, directivo del Instituto de Estrategias Turísticas (Inestur) y tesorero de Unió Mallorquina, eleva a 13 los arrestos practicados hasta ayer por la tarde. Dos de los detenidos han quedado en libertad con cargos. Los otros 11 con el ex director general de Calidad Ambiental, Antoni Oliver, en cabeza permanecen en los calabozos de Palma en espera de pasar a disposición judicial.

En el núcleo de este nuevo caso de corrupción se sitúa el Inestur, un organismo controlado por Unió y que en 2009 dispuso de un presupuesto de 14,6 millones de euros. El presunto desvío de esos fondos mediante adjudicaciones amañadas es la clave penal de este caso, que, abierto por la juez de instrucción número 10 de Palma a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, comenzó el miércoles con el registro de la sede de Inestur, el precintado del consorcio local de informática y los tres primeros arrestos.

Los escándalos en UM han provocado serio malestar entre los socialistas

El consorcio informático, en el que participa el Consell de Mallorca, tiene un convenio anual con Inestur y, hasta fechas recientes, estuvo presidido por Miguel Ángel Flaquer. Flaquer dimitió en diciembre como líder de Unió Mallorquina tras ser imputado en otro caso de corrupción. Su antecesor, Miquel Nadal, había abandonado el cargo seis meses antes por idénticas razones: fue, y sigue, imputado por corrupción.

Entre los detenidos ayer figura otro nombre de relevancia en el organigrama de Unió Mallorquina: Antoni Rebassa, director de área del Instituto de Mejora del Entorno Turístico (IMET), adscrito al Inestur, y concejal en Alaro. Tanto Rebassa como Antoni Oliver pertenecen al consejo político de Unió. Otro de los arrestados de primera hora es Mateu Mairata, empresario del sector de las agencias de viaje. Su pareja también pasó la noche del miércoles en el calabozo.

Sospechas de financiación

El Bloc, también socio de Antich en el Ejecutivo, pide una auditoría

La clave política radica en la complicada situación en que la formación mallorquinista ha colocado al Ejecutivo que preside el socialista Francesc Antich. Fuentes del Partido Socialista en Balears confirmaron anoche que Antich comentó en privado su profundo malestar por las detenciones, y que hoy podría anunciar la expulsión de UM del Govern .

Horas antes, la socialista Francina Armengol, presidenta del Consell de Mallorca, advirtió de que su partido "se tendría que replantear el pacto" con Unió si el partido que ahora dirige Josep Meliá no cumple el pacto de transparencia. Lo ocurrido, dijo Armengol, es "altamente preocupante".

Por la tarde, la ejecutiva de Unió Mallorquina (UM) propuso el cese "provisional e inmediato" del director general de Promoción Turística, Joan Sastre, así como de todo alto cargo del partido que sea arrestado en un caso de corrupción. El miércoles, UM ya pidió el cese de Antoni Oliver como director general de Calidad Ambiental.

En rueda de prensa, el presidente de UM, Josep Melià, afirmó ayer que su partido ha decidido establecer un nuevo criterio que va "más allá" del código ético firmado entre los partidos que conforman el Ejecutivo balear.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad