Jueves, 4 de Febrero de 2010

El Barça impugnará el partido tras el polémico final en Belgrado

EFE ·04/02/2010 - 12:20h

EFE - El jugador del Regal BC de Barcelona Boniface Ndong (i) pelea un rebote con Jan Vesely (d), del Partizán de Belgrado, en Belgrado (Serbia).

El Regal Barcelona presentará un recurso de impugnación ante la Euroliga, al considerarse perjudicado por la última decisión arbitral adoptada durante el encuentro ante el Partizan (67-66), después de que un jugador de los serbios tocara el balón sobre el aro fuera de tiempo.

Prácticamente con el reloj a cero, el barcelonista Pete Mickeal lanzó a canasta, el balón tocó dos veces el aro y el jugador de Partizán Lawrence Roberts barrió el balón fuera de tiempo.

Los árbitros del partido, Lamonica, Zamojski y Mikhaylov, utilizaron las imágenes televisivas, tal y como permite el reglamento en el caso de que sea una acción final, y determinaron que Roberts tocó el balón, fuera de tiempo, pero que en ningún caso la pelota iba a entrar en el aro.

El Barça firmó el acta del partido bajo protesta y dispone de 48 horas, después de la finalización del partido, para presentar un recurso ante la Euroliga, organizadora de la competición.

La Euroliga recopilará toda la información necesaria: el recurso del Barça, un informe de Partizán -en el caso de que fuera necesario-, el vídeo de la acción y la información procedente de los árbitros.

Toda esa documentación será entregada a un juez independiente suizo quien, antes de la disputa de la siguiente jornada de la competición, debe tomar una decisión.

El Barça basará su recurso en el artículo 31.2.6 del reglamento de la FIBA. En el mismo se determina que "ningún jugador tocará el balón después de que haya tocado el aro mientras tenga posibilidad de entrar en la canasta después de que (...) suene la señal de fin de periodo mientras el balón está en el aire durante un lanzamiento de campo".

En ese caso, el reglamento determina que "si la violación la comete un jugador defensor, se concederá al equipo atacante (..), dos puntos cuando el balón saliese desde la zona de tiro de dos puntos".

La discusión se centra en que los árbitros, encabezado por el italiano Luigi Lamonica, consideran que Roberts tocó el balón, pero éste en ningún caso podía entrar en la canasta, una controvertida decisión y que les llevó a dudar durante unos minutos antes de certificar la victoria de Partizán.

Tras el partido el base esloveno del Barça, Jaka Lakovic, aseguró que la canasta de Mickeal "era claramente buena", porque Roberts "toca el balón cuando está entrando".

El técnico, Xavi Pascual, no fue tan concluyente: "La última decisión ha sido discutible". Sin embargo, Pascual se queja de que Mickeal fue objeto de "una clara falta"" antes del lanzamiento.

La resolución del partido e incluso el resultado final (67-66) recuerda a otra polémica decisión arbitral, en aquel caso de peores consecuencias, ya que impidió al Barça de Aito García Reneses conquistar la Euroliga en abril de 1996.

Entonces y también con 67-66 en el marcador, el base barcelonista José Antonio Montero vio cómo un lanzamiento cercano suyo al tablero fue rechazado cuando el balón caía sobre el aro por Stojan Vrancovic.

El Barça firmó el acta bajo protesta y la FIBA prolongó durante unas cuantas horas la decisión. Al final, Panathinaikos se llevó aquel partido y la Euroliga.