Jueves, 4 de Febrero de 2010

La música para quien la paga

Público reúne a profesionales y especialistas del sector independiente para debatir el combativo manifiesto que varios sellos publicaron esta semana. Las discográficas exigen un marco legal que las proteja y piden incluso ir contra el usuario

JESÚS MIGUEL MARCOS ·04/02/2010 - 07:15h

ÁNGEL NAVARRETE - Mark Kitcatt (UFI), Ignacio Escolar, Remate y Borja Torres (Lovemonk) debatieron ayer en 'Público' sobre la situación actual de la industria musical independiente.

Varios sellos musicales independientes enviaron esta semana un comunicado al Gobierno en el que exigían medidas contundentes contra la piratería (incluida la penalización del usuario) y amenazaban con demandar a la Administración por su pasividad ante la crisis del sector. El polémico y combativo manifiesto provocó que dos de los sellos firmantes, BCore y Kasba, se desvincularan inmediatamente del texto al incluir apartados que iban en contra del inter-nauta. "Estoy de acuerdo en la acción contra el Gobierno, pero nunca contra los usuarios. No sabía que el comunicado decía eso", explicaba Jordi Llansamá, director de BCore.

Ante esta coyuntura, Público reunió ayer a cuatro profundos conocedores del sector de la música independiente (que edita más del 80% de las novedades musicales que se publican en España cada año): el presidente de la Unión Fonográfica Independiente (UFI), Mark Kitcatt, el director del sello Lovemonk, Borja Torres, el músico Remate y el periodista, músico y experto en el entorno digital, Ignacio Escolar. Debatieron a fondo sobre el paradójico momento que vive la industria musical: mientras las discográficas están al borde del K.O., los datos revelan que la asistencia a conciertos aumenta exponencialmente año tras año y la gente escucha más música que nunca. La piratería, el marco legal, la tecnología, la pecularidad de la industria y el público español, el tratamiento de la música en la prensa o el reconocimiento artístico de la música pop, encima de la mesa.

El manifiesto y su ataque al internauta

Borja Torres: Yo creo que cualquier persona con sentido común entiende un manifiesto donde lo que se pide es ayudar a los que trabajamos en algo, que hacemos un trabajo, sea este más o menos válido.

Mark Kitcatt: El manifiesto denuncia que hay un agujero en la ley por el que las discográficas no podemos hacer reales los derechos que tenemos sobre las grabaciones. La demanda no es contra el usuario, es contra el Gobierno. No todos los sellos tienen la misma opinión sobre penalizar al internauta.

Remate: "En España tenemos un problema con la música pop"

Ignacio Escolar: Yo no estoy de acuerdo en eso. Además, sirve de muy poco. En los países que se ha hecho no se ha conseguido que el disco vuelva a vender. El problema real no lo acaba parando. Es una pelea tecnológica: que si tú bloqueas determinados programas, el internauta utilizará otros programas distintos y así llevamos desde Napster.

¿Bajar es robar?

Remate: Yo no estoy de acuerdo en ir contra el usuario, eso es una locura. Sin embargo, yo no regalo mis discos. Si roban el elefante de Miquel Barceló que está a la entrada del Caixafórum, es un robo. Si se descargan un disco, hay gente que no cree que es un robo, pero yo lo veo exactamente igual.

I. E.: Yo creo que hay un matiz. Si se llevan el elefante de Barceló desaparece, y en cambio una canción se duplica.

R.: Claro, ese es el problema que tiene la música, que es una factoría en serie. Pero en el sentido estricto del objeto que robas, es un objeto que robas.

I. E.: Si se encontrara la manera de perseguir a los grandes piratas, ¿creéis que va a desaparecer el problema? Yo es que tengo mis dudas. No hay una distancia de porcentaje de piratería, a no ser que te creas la propaganda de Promusicae, entre la piratería de España y la de Francia o Suecia, donde se penaliza al usuario Es igual.

M. K.: Hay una diferencia de números. En Francia sufren, pero se vende mucho más que en España. El mercado legal es como 50 veces más grande en Francia que en España.

I. E.: Pero es que en Francia ya se vendían más discos antes de que llegara Internet. Es que para analizar eso hay que ir al origen.

El Spain is different de la música pop

R.: En España el problema es español y el Gobierno sí tiene que entrar. Porque en Francia y en Inglaterra el bien de consumo de la música pop está clarísimo y su valor artístico también. En cambio aquí no está nada claro, puesto que el consumo de la música popular es relativo y el valor artístico de la música popular tampoco está claro. Tenemos un problema gravísimo con la música pop que no tienen en otros países. Y además de no tenerlo, tienen un marco legal que apoya la música. Es paradójico que Francia e Inglaterra tengan un marco legal más proteccionista.

I. E.: Pero es diferente. En Inglaterra no hay canon porque no hay derecho a copia privada. Es un modelo distinto. Y el modelo francés es el modelo continental de propiedad intelectual más duro, pero desde siempre. Son tradiciones distintas.

Borja Torres: "La música en Internet no es más democrática"

R.: Sí, pero otras disciplinas sí que tienen un marco legal que las defiende.

I. E.: En eso te doy la razón. ¿Pero sabéis por qué ha salido ahora lo de la propiedad intelectual en la Ley de Economía Sostenible? No es por Bisbal, ni por la Sinde, es por las multinacionales estadounidenses y Obama. Es una cuestión de presiones comerciales de EEUU.

El cambio de modelo y el salto a lo digital

B. T.: Hay un discurso que es una mierda: la democratización de la música por Internet. Es mentira, es mucho menos democrática...

I. E.: No estoy de acuerdo. Ahora mismo es más fácil encontrar música gratis legal, con Spotify o Myspace, que música gratis ilegal. Y hay mucha gente que decide regalar su música y vivir de sus conciertos.

B. T.: Eso es mentira. ¿Y cuántos grupos de esos estás viendo como cabezas de cartel en los festivales?

R.: Eso ocurre uno de cada mil. Yo sobrevivo de la música y es complicado. Cuando dicen que si se bajan tus discos va más gente a tus conciertos, eso no es una regla de tres matemática.

I. E.: Y tú de qué vives, ¿de los discos o de los conciertos?

R.: De los conciertos, está clarísimo.

I. E.: Es que no hay crisis de la música, hay crisis de las discográficas. Hoy la gente se gasta más dinero en música que antes. Yo toda la música que escucho es perfectamente legal y perfectamente gratuita. Porque la consumo en Myspace, la consumo en Spotify. Bueno, en Spotify pago, pago la tasa Premium por no tener anuncios. Y luego acabo pagando mis 20, 30, 40 o 50 euros para los conciertos todos los meses. Y acabo siendo un consumidor de música que está generando dinero.

R.: Yo creo que hay una paradoja muy grande cuando se dice que ahora hay más gente que nunca escuchando música. Un porcentaje muy grande de esa gente no está nutriendo para nada al mercado ni va a los conciertos, en absoluto.

Ignacio Escolar: "No hay crisis de la música, es de las discográficas"

I. E.: No es verdad. Tú te coges los datos de SGAE de los últimos diez años y las cifras de asistencia a conciertos se han duplicado.

¿Es Spotify el futuro?

B. T.: Spotify será fantástico, pero es posible que desaparezca porque no se están financiando el modelo de negocio que tenían planteado. No dan cifras, pero el porcentaje de usuarios Premium es irrisorio.

I. E.: Yo lo veo más negocio que iTunes, que te hace pagar lo mismo por un disco físico que por uno virtual.

B. T.: ¿Para ti no es una opción de negocio iTunes?

I. E.: Sí, pero con precios más razonables, porque no tienes gastos que sí tienes en el formato físico, empezando por la distribución.

B. T.: Sí que hay distribución, porque a iTunes o Spotify no llegas si no es a través de un agregador, que es como se llaman los distribuidores digitales. Imagínate que Spotify tuviera que hacer un contrato con cada grupo que viene...

R.: Yo pienso que está bien el Myspace, está bien el que cuelga los discos gratis, está bien la libertad. Que cada uno haga lo que quiera. Lo que está mal es el marco legal inexistente en el que nos movemos, donde te puedes bajar un disco y es legal. Eso está perjudicando a todos

I. E.: Pero es que el sector ha cambiado. Antes la compra de discos se llevaba mucho y ahora poco. Y el directo al revés. Hace diez años, ¿había festivales? Pues estaban empezando. Ahora hay un festival en cada pueblo

M. K.: ¿Y que buena parte del dinero que viene del directo lo generen ayuntamientos y patrocinadores te parece ideal?

I. E.: Bueno, en España siempre han tenido mucho peso los ayuntamientos. Pero por otro lado, también ha aumentado el mercado de las salas.

La paradoja de ser un grupo nuevo

B. T.: Hoy en día no se generan grupos nuevos de interés. Miras los cabezas de cartel del Benicàssim y parecen los del 87.

Mark Kitcatt: "En Francia sufren, pero se vende más que en España"

M. K.: Y no sólo Benicàssim. Mi sello tenía tres cabezas de cartel en el Primavera Sound, todos de los ochenta. No hay grupos saliendo de ahí.

R.: Salvo excepciones que tienen suerte, como el caso de Vetusta Morla y Russian Red, el marco en el que nos movemos perjudica al desarrollo de los grupos nuevos. Es difícil que se genere una industria de los grupos nuevos.

B. T.: Sin olvidar que Vetusta Morla ha grabado su disco con la pasta que le ha dado su editorial, que es Warner, una multinacional. Y Russian Red tiene un sello discográfico, pequeño, pero un sello

I. E.: Yo tengo la sensación contraria. Me parece que lanzar una carrera musical para un grupo nuevo hace diez años era mucho más difícil que ahora.

El papel de los medios de comunicación

B. T.: En España la postura de los medios de comunicación me parece una ignominia. Es como el Gobierno: hay determinadas medidas que no toman porque son impopulares. En los medios, se dan determinadas noticias porque generan ventas del periódico o tráfico en la web.

R.: Los medios de comunicación hacen caso a esto por el agujero de mercado que hay y por las noticias que genera, pero no porque tengan idea de cuál es el problema. En este país hay un maltrato de la música pop en relación a otras disciplinas artísticas. Es un analfabetismo acerca de lo que es la música pop. Y la prensa participa de ello completamente, en la falta de criterio absoluto con respecto al espacio que ocupan unos músicos y otros, en el valor artístico que se le da a la música popular. Normalmente se trata como un bien de consumo. Si Zapatero invita a la Moncloa a unos cineastas parece claro quiénes van. Si invita a unos músicos va Bisbal. Más allá de ahí no tiene ni idea de lo que ocurre.

Los protagonistas

Mark Kitcatt
Presidente de la unión fonográfica independiente
Kitcatt dirige la discográfica y distribuidora Popstock!, que distribuye en España los discos de Radiohead o White Stripes. El 22 de febrero publican el nuevo disco de Los Punsetes.

Ignacio Escolar
Periodista y músico
Fundador y columnista de ‘Público’, Escolar es también músico y especialista en el entorno digital. Fue miembro de Meteosat y también uno de los primeros en defender la libre distribución de sus canciones en Internet.

Remate
Músico
El madrileño Remate ha publicado hasta el momento cinco álbumes. El último se tituló ‘Safe & Sound’ y lo publicó en 2008. Ha militado en cuatro discográficas independientes.

Borja Torres
Director de Lovemonk
Borja Torres dirige la discográfica independiente Lovemonk, donde militan bandas como Pájaro Sunrise, Los Amigos Invisibles, Chop Suey, Gecko Turner o Martín Buscaglia.

Noticias Relacionadas