Jueves, 4 de Febrero de 2010

Golpe policial en Barcelona a una banda vinculada a los Boixos Nois

Más de una decena de detenidos por delitos de narcotráfico y extorsión

ALBERT MARTÍN VIDAL ·04/02/2010 - 01:00h

Agentes de los Mossos durante la redada de ayer. - EFE

Los Mossos dEsquadra desarrollaron ayer una operación policial en siete localidades barcelonesas. La redada se saldó con más de diez detenciones y una quincena de registros en bares, locales comerciales y viviendas.

Los arrestados al cierre de esta edición no se conocía el número exacto, aunque superaba la decena están acusados, entre otros delitos, de los de extorsión y tráfico de drogas. Fue el juzgado de instrucción número 3 de Gavà el que ordenó la operación, ejecutada por la Unidad Central de Secuestros y Extorsiones de los Mossos dEsquadra.

Los detenidos son integrantes del grupo Casuals, la facción más radical y violenta de los Boixos Nois, peña de aficionados radicales del FC Barcelona. Según informó la Policía catalana, entre los arrestados se encuentra Antonio T. A., Antoñito, líder de Casuals y que ya en el año 2004 fue detenido como presunto cabecilla de una banda dedicada al secuestro, la extorsión y el tráfico de drogas. En su historial consta también su implicación en las amenazas de muerte a Joan Laporta. Los Mossos desvinculaban ayer la operación a estas amenazas al presidente del Barcelona, que en 2003 puso fin a los privilegios de los Boixos Nois en el Camp Nou.

Vínculos delictivos

Otro de los detenidos ayer es Efrén Simón Suárez, condenado por la brutal paliza racista a miembros de un equipo rival durante un partido de Tercera Regional por parte del Bada Bing, equipo del que era presidente y jugador.

Los agentes se incautaron de un arma de fuego y diversos bates de béisbol. Además, encontraron máquinas para prensar droga, en una operación que los investigadores comparan a la de abril de 2009 contra los Ángeles del Infierno, con 22 detenidos por extorsión y narcotráfico.

Sobre el caso pesa el secreto de sumario, y durante la tarde de ayer ni siquiera los abogados de los detenidos habían podido comunicarse con ellos para conocer el contenido exacto de la acusación.

Fuentes cercanas a los detenidos lamentaban que, en algunos casos, las detenciones se produjeron a las 7 horas tras derribar los agentes las puertas de las viviendas y en presencia de familiares menores de edad, lo que provocó "situaciones dramáticas". Las mismas voces explicaban que se hicieron registros innecesarios en negocios de familiares de los detenidos. Fuentes jurídicas daban por hecho que el juez decretará la prisión provisional para varios de los detenidos.