Jueves, 4 de Febrero de 2010

El grito "tenemos hambre, abajo Preval" agita Puerto Príncipe

Varias manifestaciones contra el presidente haitiano recorren la capital del país devastado

DANIEL LOZANO ·04/02/2010 - 02:00h

Protesta contra el Gobierno por la ausencia de comida en Puerto Príncipe. - JEAN-PHILIPPE KSIAZEK / AFP

Haití se le fue de la manos a René Preval el día que la tierra tembló. Un presidente al que el derrumbe del estado arrastró también su autoridad. Hoy, 24 días después, el líder que no lo parece se enfrenta a las crecientes protestas que recorren Puerto Príncipe, incapaz de dominar lo que parece un caballo desbocado. Más de mil personas, desesperadas, hambrientas, clamaron ayer por comida en Saint Pierre, la plaza principal de Petionville. Una marea humana que se apretaba en unos pocos metros, robándose el oxígeno, frente al edificio municipal.

Jean-Roger Leriche, de 54 años, habla fuerte, nada tiene que perder porque nada le queda. "El alcalde nos ha engañado. Por eso estamos aquí, porque tenemos hambre. No sirve ninguno de los dos, ni Preval ni el alcalde. Son dos incapaces".

Los seguidores de Aristide, expulsado por EEUU, piden su regreso a la política

La protesta de uno anima a los demás. Se arremolinan en torno al periodista con sus cuitas. La manifestación se calienta porque alguien les escucha. "El alcalde tiene retenida la comida y hoy no ha venido hasta aquí. Mientras tanto, nosotros seguimos durmiendo allí (señala el campamento de desplazados montado en el centro de la plaza), sin luz, sin futuro", insiste Leriche ante cientos de los que sufren como él. "Ayer vino un camión cisterna de agua y se tuvo que ir porque él no estaba".

Críticas a las tropas de EEUU

Jony Peter releva a Leriche para darle color político a la protesta. "Aristide sí puede ayudarnos. Él tiene que volver para salvarnos". Peter es seguidor de Lavalas, el grupo político del ex presidente Bertrand Aristide, sacado a la fuerza por EEUU en 2004 y ahora exiliado en África, pero que está deseando volver a su país. Lavalas, muy fuerte en guetos de Puerto Príncipe como Cité Soleil y Bel Air, se opone a la presencia de los marines y de la ONU en su país.

Otra manifestación recorrió horas antes la misma zona. Y más abajo, en Delmas, otras 300 personas bajaban furiosas una de las avenidas con el grito que amenaza en convertirse en el principio de una rebelión: "¡Tenemos hambre, abajo Preval!".

Las protestas también se dirigen contra el alcalde

La agitada jornada de ayer venía precedida de otra concentración, el martes, de decenas de funcionarios que gritaban por un sueldo que tardará mucho en llegar. El presidente haitiano ha tenido que soportar otra manifestación contra él, con el lema Abajo Preval, viva Obama, frente a su nuevo cuartel general, junto al aeropuerto.

La principal coalición opositora, de tendencia socialdemócrata, exigió ayer a Preval que ponga orden y haga cosas, en palabras de Rony Smarth, uno de sus líderes.

Pero Preval aguanta. Pese a las dimensiones apocalípticas de la tragedia, cuenta con la ayuda de la comunidad internacional para recuperar el mando. Ayer se supo que el Programa Mundial de Alimentos de la ONU proseguirá durante todo el año la distribución de comida por un valor de 800 millones de dólares.

El tiempo es el otro gran aliado de Preval. Las imposibles elecciones legislativas, que se iban a celebrar el día 28 y ahora se han aplazado sine die, le hubieran dejado muy mal parado. Los comicios parciales de 2009 otorgaron al partido oficialista, La Esperanza, una ligera ventaja y muchas dudas provocadas por la alta abstención. Aristide se opuso frontalmente a unas elecciones de las que fue excluido. El bloque opositor apostó ayer porque Preval concluya su mandato con un gobierno plural, en declaraciones a Efe.

Noticias Relacionadas