Miércoles, 3 de Febrero de 2010

La oposición denuncia por presunto enriquecimiento ilícito a los Kirchner

EFE ·03/02/2010 - 19:53h

EFE - Néstor Kirchner reconoció este martes que compró dos millones de dólares en octubre de 2008 para adquirir un paquete de acciones de un hotel de lujo en la sureña localidad de El Calafate. EFE/Archivo

La opositora Coalición Cívica denunció hoy por presunto enriquecimiento ilícito a la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, y a su esposo, Néstor Kirchner, el cual compró en 2008, en plena tormenta financiera internacional, dos millones de dólares.

Según la presentación judicial, a la que tuvo acceso Efe, la conducta de la pareja puede encuadrarse en una acción tipificada en el "artículo 268 del Código Penal, que castiga al funcionario público que con fines de lucro utilizare para sí o para un tercero datos de carácter reservado" que hubiera conocido en razón de su cargo.

La denuncia, presentada por los diputados Juan Carlos Morán, Juan Carlos Vega y Elsa Quiróz, señaló que Kirchner compró los dos millones de dólares en octubre de 2008, "a sabiendas de que era el momento oportuno para hacerlo ya que con posterioridad la divisa aumentaría su cotización".

"Ello hace presumir que tal conducta fue realizada en virtud de la información que comparte con la presidenta Cristina Fernández, en principio por ser su cónyuge y también por ser el conductor político del Gobierno nacional", apuntó.

Los diputados sostuvieron que el enriquecimiento ilícito "resulta evidente", ya que "al lograr Néstor Kirchner un beneficio económico con esta operación, quien en definitiva se enriquece es la presidenta Fernández, por ser la ventaja lucrativa obtenida de un bien ganancial del matrimonio".

El ex presidente (2003-2007) reconoció este martes que compró dos millones de dólares en octubre de 2008 para adquirir un paquete de acciones de un hotel de lujo en la localidad de El Calafate (en la Patagonia, sur del país).

La denuncia de la oposición destaca que "más allá de la compra de divisas, el 1 de octubre de 2008 la cotización del dólar fue de 3,13 pesos, mientras que el 31 del mismo mes fue del 3,37, lo que arroja una diferencia de 488.000 pesos (alrededor de 130.000 dólares al cambio actual) de diferencia cambiaria".

Kirchner, por el contrario, sostiene que "no existió posibilidad de beneficio cambiario ya que el pago realizado fue en la misma moneda por la cual se efectuaron dichas adquisiciones de divisas".

Tanto el ministro de Economía, Amado Boudou, como el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, se apresuraron este lunes a indicar que la operación, aireada por un medio de prensa, se ajustaba a la legalidad.

Las leyes argentinas permiten a cualquier ciudadano comprar hasta dos millones de dólares por mes siempre que puedan justificar el origen de los fondos, pero castigan con penas de hasta seis años de cárcel la utilización de información confidencial para realizar este tipo de transacciones.

La operación realizada por Kirchner ha provocado duras críticas dentro de las filas del peronismo disidente y de la oposición que, si bien admiten que la compra se ajusta a la ley, consideran que en el caso del ex presidente es éticamente cuestionable por su condición de esposo de Fernández.

El objetivo de fondo de la Coalición Cívica es que esta nueva denuncia penal sirva para que la Justicia vuelva a investigar el crecimiento de la fortuna personal de los Kirchner, debido a que la compra de dólares ocurrió justamente en el año en que su patrimonio aumentó un 158 por ciento.

Este crecimiento patrimonial derivó en una causa que el juez federal Norberto Oyarbide sobreseyó el 29 de diciembre pasado, después de recibir los resultados de unas pericias efectuadas por expertos de la Corte Suprema.

Tampoco ha progresado la causa abierta contra los Kirchner por negocios inmobiliarios presuntamente ilícitos en El Calafate, el "lugar en el mundo" de la presidenta, como ella misma ha dicho.

Una sobrina de la pareja presidencial.

Poco después de conocerse la noticia sobre el crecimiento de su patrimonio, Cristina Fernández respondió a las acusaciones por presunto enriquecimiento ilícito asegurando que "pocas declaraciones juradas están tan claras en Internet" como las presentadas por ella y su esposo.