Miércoles, 3 de Febrero de 2010

L'Homme qui marche, la obra más cara jamás subastada

La escultura de Giacometti ha sido subastada por 74,1 millones de euros

EFE ·03/02/2010 - 21:57h

L'Homme qui marche, de Giacometti.

L'Homme qui marche I, una de las esculturas más icónicas del suizo Alberto Giacometti (1901-1966), se convirtió hoy en la obra más cara jamás subastada al adjudicarse por 65 millones de libras (74,1 millones de euros, 104,3 millones de dólares) en la casa Sotheby's de Londres.

La impresionante escultura, de 1,83 metros de altura, superó así el récord mundial que ostentaba hasta ahora Garçon à la pipe del español Pablo Picasso, que se adjudicó en el 2004 en el Sotheby's de Nueva York por 104,1 millones de dólares.

Un portavoz de la casa de subastas confirmó que la pieza de Giacometti, considerada un ejemplo de su madurez creativa, es "la obra más cara jamás subastada".

La estilizada estatua, que tenía un precio máximo estimado en el catálogo de 18 millones de libras (20 millones de euros), generó un gran interés por ser la primera vez en más de 20 años que salía a la venta la figura de Giacometti de un hombre que camina de gran tamaño.

Se trata de un bronce monumental fundido en 1961, en vida del artista, y adquirido hacia 1980 por el banco alemán Dresdner Bank. Luego pasó a formar parte de la colección del Commerzbank después de que este último banco absorbiese al primero. El dinero obtenido con la venta de la escultura iba a destinarse a las fundaciones del Commerzbank y a algunos museos, según había informado previamente Sotheby's.

 El pasado 9 de noviembre, en Sotheby's de Nueva York, otra obra de Giacometti, titulada L'Homme qui chavire, se adjudicó por 19,3 millones de dólares, muy por encima del precio estimado, que era de entre 8 y 12 millones.

L'Homme qui marche representa el punto culminante de la experimentación del escultor suizo con la figura humana y pertenece a su etapa de madurez. La monumental escultura debía ser parte de un proyecto público que se le encargó para la Chase Manhattan Plaza neoyorquina. Al darse cuenta de que tardaría muchos años en llevar a cabo el proyecto, Giacometti terminó abandonándolo. Sin embargo, la escultura se convirtió en una obra icónica por derecho propio.

En la subasta londinense también se subastaron otras obras maestras, entre ellas un Henri Matisse (1869-1954), Femme Couchée, que se adjudicó por 4,4 millones de libras (5 millones de euros), dentro del precio estimado.