Jueves, 4 de Febrero de 2010

España pagará 2.500 millones por Kioto

Las emisiones de CO2 cayeron un 7,7% en 2008, debido a las renovables y la crisis

MANUEL ANSEDE ·04/02/2010 - 08:00h

AFP - Planta petroquímica en Palos de la Frontera.

El crecimiento de la energía eólica y la crisis económica, con el desplome del sector cementero y la caída de la demanda energética en la industria y los hogares, provocó que las emisiones de gases de efecto invernadero cayeran en España un 7,7% en 2008 respecto al año anterior, según las cifras enviadas ayer a Bruselas por el Gobierno.

Pese a la mejoría, España sigue siendo uno de los países de la UE que más se aleja de los compromisos firmados en Kioto. El protocolo internacional de reducción de emisiones autoriza una subida del 15% respecto a 1990 en el periodo 2008-2012, pero las chimeneas y los tubos de escape españoles se pasan en la actualidad un 39,8%.

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino también remitió ayer a la Comisión Europea su proyección de emisiones de gases de efecto invernadero a corto plazo. Según estas estimaciones, las emisiones medias anuales españolas rozarían los 390 millones de toneladas en el quinquenio 2008-2012, un 34,45% por encima de lo permitido por Kioto. El Gobierno ha aumentado su optimismo. El último cálculo oficial, incluido en el Plan Nacional de Asignación de noviembre de 2006, estimaba un desfase del 37%.

Si se confirma esta predicción, España tendrá que sacar la chequera para cumplir el protocolo y comprar en los mercados internacionales los derechos para emitir unos 253 millones de toneladas de CO2. Al precio actual, unos 13 euros la tonelada, España tendría que desembolsar casi 3.300 millones de euros para compensar su excesiva contribución al calentamiento global.

Según el Observatorio de la Electricidad de WWF, el precio de la tonelada de CO2 caerá en 2012 y alcanzará el listón de los diez euros. Con esa tarifa, España tendría que pagar unos 2.530 millones de euros. El 55% de esta cantidad saldría de los bolsillos de los ciudadanos, mientras que el 45% restante lo tendrían que aportar las industrias más contaminantes. "Aznar no hizo nada para reducir las emisiones y Zapatero actuó muy tarde, por eso vamos a tener que pagar esta cantidad", se lamenta Heikki Willstedt, experto en energía de WWF.