Jueves, 4 de Febrero de 2010

El Desayuno de la Oración vuelve a reunir a Obama y Zapatero

Zapatero viaja a EEUU para encontrarse con el presidente norteamericano, ausente en la cancelada cumbre de la Unión Europea en Madrid. Será, junto a Obama, el principal orador en un acto organizado por una organización cristiana ultraconservadora

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·04/02/2010 - 06:30h

Obama y Zapatero, en la cumbre de la UE en Praga, el pasado cinco de abril de 2009. REUTERS

Si Obama no acude a la llamada de Zapatero, ha de ser el presidente español —y de turno de la Unión Europea— quien tenga que desplazarse a EEUU para encontrarse con el líder norteamericano.

La cita, sin embargo, no está exenta de polémica, puesto que Zapatero realizará una intervención durante un acto organizado por una organización cristiana ultraconservadora.

La ausencia de Barack Obama rompió el calendario programado por la presidencia española de la Unión Europea, obligando a suspender in extremis la cumbre con Estados Unidos prevista para el próximo mes de mayo en Madrid, una de las principales citas del semestre de la presidencia española de la UE.

Pese a ello, el jefe del Ejecutivo español llega hoy a Washington para asistir como invitado especial al Desayuno Nacional de Oración, un evento en el que la religión se mezcla con la política.

Madrid ha restado importancia a la ausencia de Obama, ha avanzado que espera que el Obama visite España este año y ha garantizado que no afecta para nada a la "extraordinaria" relación bilateral, marcada por la reunión que mantuvieron el pasado mes de octubre el presidente español y Obama en la Casa Blanca. Así las cosas, José Luis Rodríguez Zapatero tendrá ocasión de afianzar esos lazos ante el mundo político y empresarial estadounidense, pero no en la capital española sino en la de su homólogo.

¿Qué hace un presidente como Zapatero en una cita como ésta?

Sin embargo, algunos dirigentes y analistas se han preguntado cómo se ha brindado Zapatero a participar en el acto organizado por La Familia (en inglés, The Fellowship), dado su caráter reaccionario y su presunta vinculación con algunos miembros del Gobierno de Uganda, que prepara una ley en contra de los homosexuales.

Jeff Sharlet, colaborador destacado de la revista Harper's y autor de The Family (uno de los libros más serios sobre este grupo cristiano conservador influyente en la Casa Blanca, sea republicana o demócrata, y la alta sociedad norteamericana) se pregunta por qué razón Zapatero ha aceptado acudir a la reunión, informa Ernesto Ekáizer. "No puedo entender qué interés puede tener el presidente del Gobierno español. Se trata de una organización que es todavía menos transparente que el Opus Dei, y su estrecha relación con dictaduras africanas y latinoamericanas es públicamente conocida", dijo anoche Sharlet al citado cronista.

Las fuentes consultadas señalan que después de los escándalos sexuales en su propia casa, la C Street House, y de una investigación por evasión fiscal, La Familia tiene interés en lavar su imagen ultraconservadora con un invitado extranjero que representa ideas diametralmente opuestas, añade Ekaizer. Sharlet comparte esta idea: "Creo que quieren exhibir pluralismo. Obama a su vez acude con un presidente progresista. ¿Y Zapatero?", se pregunta.

Conferencias en la Cámara de Comercio y en el Consejo Atlántico

Además del Desayuno, Zapatero participará en un almuerzo-coloquio en la Cámara de Comercio y pronunciará una conferencia en el Consejo Atlántico, centro de estudios especializado en seguridad y defensa. El presidente español, que se alojará en la residencia de la Embajada española, mantendrá esta noche una cena privada a la que también asistirá el vicepresidente de la Fundación Ideas, Jesús Caldera, quien ha avanzado su intención de que esa institución vinculada al PSOE colabore con asociaciones afines a la administración Obama.

El Gobierno español inscribe la visita de Zapatero a Washington en el marco de la presidencia rotatoria de la UE, con el objetivo de explicar en Estados Unidos la apuesta española por relanzar las relaciones transatlánticas. En cuanto al Desayuno Nacional de Oración, su gabinete ha insistido en que se trata de un acto dirigido a fomentar el diálogo, con independencia de las creencias religiosas o ideológicas de los asistentes. Zapatero, que ha defendido desde su llegada al Palacio de la Moncloa la laicidad del Estado y el diálogo entre culturas y religiones, mantiene en secreto el discurso que pronunciará ante los cerca de 3.500 invitados al acto.

 

Los invitados de Zapatero

Ocho diputados de cinco partidos distintos asistirán mañana al Desayuno Nacional de Oración invitados por La Familia. La lista incluye a los socialistas Juan Moscoso, Álex Sáez y Juan Carlos Corcuera y a los parlamentarios del PP Gustavo de Arístegui y Guillermo Mariscal, así como a los diputados Jordi Xuclá (CiU), Josu Erkoreka (PNV) y Carlos Salvador (UPN).

Todos ellos han sido invitados personalmente por La Familia, que celebra este multitudinario encuentro desde mediados de los años 50 del siglo pasado y que lo ha convertido en un foro político y social que sirve a los asistentes para estrechar relaciones. Zapatero, como orador principal del evento junto a Obama, tiene derecho a invitar a otras personas del mundo de la comunicación, la empresa y la banca.

Forman parte de ese escogido grupo los presidentes del BBVA, Francisco González; Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán; OHL, Juan Miguel Villar Mir; Acciona, José Manuel Entrecanales; y Ferrovial, Rafael del Pino. Del mundo de la comunicación viajan el consejero delegado de Prisa, Juan Luis Cebrián; el director de El Mundo, Pedro J. Ramírez; el consejero delegado de Vocento, José Manuel Vargas; el presidente de Telecinco, Alejandro Echevarría; y el consejero delegado de La Sexta, Jose Miguel Contreras, además del periodista Carlos Herrera.


Noticias Relacionadas