Miércoles, 3 de Febrero de 2010

Tratamiento inmunológico ayuda a pacientes con dolor crónico

Reuters ·03/02/2010 - 18:46h

Tratar el sistema inmune alivia significativamente el dolor crónico que produce la lesión en una extremidad o la amputación, un hallazgo que podría cambiar la forma en que se trata el dolor, afirmó un grupo de científicos.

El equipo de la University of Liverpool dijo que una dosis de un producto sanguíneo llamado inmunoglobulina intravenosa (IVIG, por sus siglas en inglés) redujo drásticamente el dolor en casi la mitad de los pacientes con el síndrome de dolor regional complejo (SDRC), una condición crónica inexplicable que aparece después de una lesión o la pérdida de una extremidad.

"Este descubrimiento podría tener un impacto real en el tratamiento de otros síndromes de dolor crónico. Si se puede tratar una aflicción con un fármaco inmunológico, entonces otros tipos también responderán", dijo Andreas Goebel, experto en medicina del dolor que dirigió el estudio.

La IVIG es un anticuerpo de la sangre humana que se usa para tratar desórdenes inmunológicos y algunas formas de leucemia. Equilibra el sistema inmune, lo refuerza si está débil y reduce la actividad si está hiperactivo.

El equipo, cuyo estudio apareció en Annals of Internal Medicine, inyectó una sola dosis de IVIG a 13 voluntarios con síndrome de dolor y observó que eso alivió significativamente el dolor al 50 por ciento de los participantes.

El alivio duró unas cinco semanas y el tratamiento tuvo algunos efectos adversos.

"El efecto real del tratamiento (...) sería mayor que el que observamos", adelantó Goebel.

El especialista dijo que, en el futuro, el tratamiento podría incluir dosis más altas y reiteradas para obtener beneficios adicionales.

Los científicos estaban tratando de desarrollar una forma de que los pacientes se puedan administrar la IVIG en el hogar.

Según el equipo, el SDRC, también llamado distrofia simpático refleja, puede aparecer después de cualquier lesión.

Algunas formas del trastorno aparecen después de una lesión nerviosa y, en algunos casos, el dolor puede ser tan grave que los pacientes piden la amputación, para comprobar después que el dolor reaparece en el muñón.