Miércoles, 3 de Febrero de 2010

Los controladores no asistirán a la huelga "porque es lo que quiere Fomento"

Avisan de que denunciarán a AENA por no cumplir dos pactos de aumento de plantilla

PÚBLICO.ES ·03/02/2010 - 14:02h

El presidente de USCA, Juan María García Gil (dcha), durante la rueda de prensa para explicar el conflicto con AENA. EFE

La Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA)  asegura que no va ir a la huelga porque es "la trampa que busca Fomento" y avanza que denunciará ante la Audiencia Nacional a AENA por no haber cumplido dos pactos que programaban subir la plantilla", informa Susana R. Arenes.

USCA denunciaba esta mañana que AENA había abandonado la mesa de negociación, impidiendo que se lograra avanzar en la búsqueda de un acuerdo. A partir de 1 de abril, comienzo de Semana Santa y fecha clave para el tránsito aéreo, vence el acuerdo de ampliación de jornada laboral ratificado ente ambos. De esta manera, el sindicato asegura que, si no se amplia la plantilla para entonces, se pueden producir problemas en el tráfico durante el mes de abril.

De todos modos, los controladores afirman que no van a ir a la huelga (situación que causaría muchos más problemas) porque eso es "lo que busca precisamente Fomento"

Acusaciones cruzadas

El presidente de AENA, Juan Ignacio Lema, ha anunciado que se dan por "rotas" las negociaciones con los controladores aéreos para llegar a algún tipo de acuerdo en la elaboración de un nuevo convenio: "Nos hemos encontrado con una estrategia por parte de los controladores de prolongar las negociacones para llegar al 31 de marzo, fecha final de la validez del convenio, para imponer sus condiciones, que son inaceptables".

A su juicio, "han negociado con mala fe", y eso es algo "que no podemos aceptar", y menos después de haber "leído que están dispuestos a colapsar el tráfico aéreo en Semana Santa".

Irregularidades en el pago de las extras

Los controladores acusan a AENA de pagarles las horas extras durante los últimos cinco años de forma ilegal, sin contar con la autorización de la Comisión de Retribuciones.

Según García Gil, los controladores no sabían que estas retribuciones "a precios astronómicos" fueran ilegales, ya que Hacienda les cobraba su correspondiente IRPF.

A pear de que AENA haya roto de manera "unilateral" las negociaciones, el sindicato asegura que por su parte no hay ningún problema y que no cierra la puerta a negociaciones futuras, pues la piedra angular del conflicto es la falta de entre 600 y 700 profesionales.

Noticias Relacionadas