Miércoles, 3 de Febrero de 2010

El Gobierno recula y fulmina la propuesta de aumentar a 25 años el cálculo de las pensiones

El Ministerio de Economía precisa se trató de "una simulación que ha podido interpretarse como una propuesta concreta"

PUBLICO.ES ·03/02/2010 - 14:29h

El párrafo de la discordia. Pinche para ampliar.

El Gobierno ha retirado su propuesta de aumentar en diez años la base para calcular la cuantía de las pensiones, que figuraba en su Actualización del Programa de Estabilidad para 2009-2013 (pdf) enviado a Bruselas, tras la polémica generada en los grupos parlamentarios y los sindicatos. Esta propuesta iba vinculada a la de ampliar la edad de jubilación y consistía en aumentar en diez años la base para calcular su cuantía (la mayoría de las pensiones se calcula actualmente con los últimos 15 años de la vida laboral), pero fue después suprimida del texto remitido a la Comisión Europea.

El Gobierno remitió a la Comisión Europea una corrección a la Actualización del Programa de Estabilidad 2009-2013, con el "ejemplo" eliminado

Tras hacerse eco los medios del texto, el Gobierno se apresuró a asegurar que se trataba sólo de un "ejemplo" o "simulación", como lo tildó el Ministerio de Economía. En el texto inicial se afirmaba que, si se eleva en dos años la edad de jubilación (hasta los 67) y se aumenta en una "década el número de años considerados para calcular la pensión, el recorte total del gasto en pensiones podría alcanzar casi cuatro puntos porcentuales sobre el PIB a partir de 2030".

Además, en la introducción del documento, el texto decía que, junto con la propuesta de alargar la edad de jubilación, "la reforma va más allá", ya que "se propone ampliar el número de años computados para calcular la pensión".

En una nota de prensa, Economía aseguró más tarde que el Gobierno "no ha propuesto ampliar" en diez años el cómputo y que se trataba de "una simulación que ha podido interpretarse como una propuesta concreta". Por ello, añadió, el Gobierno remitió por la mañana a la Comisión Europea una corrección a la Actualización del Programa de Estabilidad 2009-2013, aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros, y ha eliminado el "ejemplo" del documento.

Críticas de la oposición

Tras conocer la propuesta inicial del Gobierno, las críticas y el rechazo de los sindicatos y de los grupos parlamentarios se sucedieron. Soraya Sáenz de Santamaría (PP) criticó que el Gobierno vuelva a "las andadas con las filtraciones", al tiempo que el diputado de IU, Gaspar Llamazares, pidió al Ejecutivo que "deje esta novela por entregas, que un día es un pensionazo, al otro, un tijeretazo en un sistema de pensiones que es de los más baratos de Europa".

Emilio Olabarría (PNV) rechazó que la iniciativa de reforma no se haya consensuado antes con los grupos parlamentarios o los agentes sociales y consideró, además, "inaceptable" elevar hasta los 67 años la edad de jubilación. Josep Antoni Durán i Lleida, portavoz de CiU en el Congreso, también se opuso a la prolongación de la edad de jubilación por ser "incompatible" con el sistema actual de prejubilaciones.

Mientras, el portavoz del PSOE en la Comisión de Trabajo del Congreso, Jesús Membrado, cree que el Gobierno se ha precipitado explicitando en este momento su propuesta de reforma de las pensiones. Sin embargo, la Comisión no permanente del Pacto de Toledo acordó hoy instar a la vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, y al ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, a que comparezcan en sede parlamentaria para que informen de dicha reforma.



Los sindicatos acusan al Ejecutivo de crear un clima "difícil"


El sindicato UGT rechazó la medida y explicó que retrasar la edad de jubilación supone una reducción "adicional" de las pensiones para los que no pueden seguir trabajando a partir de una edad. En cuanto al incremento del período de cálculo de 15 a 25 años, el sindicato considera que implicaría una merma de la cuantía media y cree que reducir el gasto en pensiones en cuatro puntos del PIB a través de esta iniciativa supondría alejarnos más de Europa.

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, pidió al Ejecutivo que deje de "meter a la población en una especie de sobresalto continuo" y lo criticó por "sobreactuar". Para Toxo, con su dinámica "compulsiva" de ir "soltando a borbotones ideas u ocurrencias", está "creando un clima difícil para el país" y "próximo a la crispación social". El Gobierno, según él, debería tratar con "prudencia" el tema de las pensiones, ya que por ahora "no está acertando".

Noticias Relacionadas