Miércoles, 3 de Febrero de 2010

Los talibanes más radicales sólo son el 20%, según Londres

Reuters ·03/02/2010 - 12:21h

No va a haber compromisos con los talibanes afganos de línea dura, pero el Gobierno afgano y sus aliados esperan atraer a hasta el 80 por ciento de aquellos que se unieron a los talibanes por razones económicas, dijo un ministro británico.

Durante una conferencia celebrada en Londres la semana pasada, los aliados de Afganistán apoyaron sus esfuerzos para iniciar un diálogo con los talibanes, y los países donantes prometieron cientos de millones de dólares para un fondo con el que pagar a los combatientes para que dejen las armas.

Esta iniciativa se ha calificado de reintegración, mientras que los esfuerzos para alcanzar la paz con los talibanes se llaman reconciliación. Muchos analistas dudan de que cualquiera de las dos vaya a tener mucho éxito, por lo menos mientras los talibanes crean que están ganando la guerra.

El ministro británico de las Fuerzas Armadas, Bill Rammell, dijo el miércoles a la prensa en Islamabad que la "reconciliación" sugiere establecer unas posiciones y encontrarse en el medio.

"Sobre las cuestiones fundamentales, por ejemplo, la violencia, ataques directos, atentados terroristas sobre civiles inocentes, sobre nuestras fuerzas, no hay lugar para el compromiso, no hay término medio", afirmó. "Tiene que tratarse de un rechazo a ese enfoque violento, y por eso hablo de reintegración, no reconciliación".

Rammell agregó que no espera que el jefe de los talibanes, mulá Mohamad Omar, se rinda.

"El objetivo de nuestras tareas de reintegración son aquellos miembros de los talibanes que están dispuestos a renunciar a la violencia (...) No creo que el mulá Omar esté en esa posición".

Pero el ministro británico indicó que sólo alrededor del 20 por ciento de los talibanes son "yihadistas de línea dura, ideológica", mientras que el 80 por ciento se unió a ellos por diferentes motivos, sobre todo para ganarse la vida.

VALORACIONES MIXTAS

Responsables militares y de los servicios de información de Estados Unidos hicieron el martes valoraciones mixtas sobre la guerra, admitiendo el alcance de los talibanes, pero destacando puntos de progresos con la llegada de más soldados de EEUU.

Los países occidentales, que ven una posible salida a una guerra que dura ocho años y que ya no creen que sólo tenga una solución militar, están más dispuestos que nunca a conceder un papel a los talibanes rehabilitados. Otros programas similares en el pasado sólo han conseguido atraer a unos pocos combatientes.

Pero Rammell, que se reunió con responsables de defensa paquistaníes tras visitar Afganistán, dijo que las condiciones han cambiado, y que hay un contingente extranjero mucho mayor que está agotando a los talibanes.

"En cuanto a la presión militar, creo que hay muchos indicadores de que los talibanes están bajo presión. Su propia confianza, su propia moral, se está viendo afectada por el impacto de las operaciones afganas y de la coalición", aseguró.

Reino Unido es el segundo mayor contribuyente de tropas en Afganistán tras Estados Unidos, con 9.500 soldados.