Miércoles, 3 de Febrero de 2010

Un alemán gana la carrera a la cima del Empire State Building por quinta vez

EFE ·03/02/2010 - 01:11h

EFE - Con este triunfo, el alemán Thomas Dold, se une al exclusivo grupo formado por Al Waquie y Paul Crake, los únicos participantes que tienen en su haber cinco victorias en el edificio más alto de Nueva York. EFE/Archivo

El joven alemán de 25 años, Thomas Dold, ganó por quinta vez consecutiva la carrera a la cima del Empire State Building que se celebra desde 1978 en Nueva York.

Según informó la New York Road Runners (NYRR), organizadora de la competición, en esta ocasión Dold llegó a la cima en 10 minutos y 16 segundos, diez segundos más que su mejor marca, conseguido en la pasada edición.

Con este triunfo el alemán se une al exclusivo grupo formado por Al Waquie y Paul Crake, los únicos participantes que tienen en su haber cinco victorias en el edificio más alto de Nueva York.

La organización aseguró que Dold dominó la carrera desde el principio, sacando un margen de 40 segundos a su compatriota Matthias Jahn, que quedó en segundo lugar.

La tercera posición fue para el estadounidense Matthew Byrne, de 34 años, que acabó el recorrido en 11 minutos y 29 segundos.

Entre las mujeres, la triunfadora fue la neozelandesa Melissa Moon, de 40 años, que en su debut en la prueba hacia la cima del Empire State Building realizó un tiempo de 13 minutos y 13 segundos.

Moon, actual ganadora del Campeonato Mundial de Carrera de Montaña, se puso a la cabeza de la competición a partir del vigésimo piso consiguiendo una ventaja de 40 segundos sobre la siguiente participante, Gretchen Hurlbut.

La participante más veterana con 76 años, Ginnette Bedard, acabó la carrera en 22 minutos y 35 minutos, un tiempo, según la NYRR, digno de cualquier joven atleta.

La organización aseguró que ésta ha sido una de las ediciones más exitosas de la popular carrera, puesto que 294 participantes consiguieron alcanzar la meta, una cifra sólo superada por los 309 finalistas de 2008.

El punto de encuentro para iniciar la subida a este emblemático rascacielos es la entrada del edificio, donde los participantes se preparan para ascender a través de unos escalones que sólo pueden dar cabida a dos personas al mismo tiempo.

Otra de las principales dificultades que los corredores suelen afrontar en esta curiosa competición es el dolor de oídos producido por el cambio de altitud que se produce durante la ascensión a la cima.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad