Miércoles, 3 de Febrero de 2010

El paro registrado alcanza un nuevo récord histórico

Los servicios públicos registran 4.048.493 parados. El número de afiliados a la Seguridad Social cae a niveles de 2005

ANA REQUENA AGUILAR ·03/02/2010 - 00:05h

El primer mes del año dejó cifras poco esperanzadoras. El paro registrado subió en 124.890 personas y alcanzó su máximo histórico, superando la temida barrera de los cuatro millones de desempleados. Es el dato más elevado de la serie reciente de paro registrado, que data desde 1996, y también la más alta de una serie estadística elaborada por el Banco de España. No sólo eso, además la afiliación a la Seguridad Social cayó estrepitosamente con una pérdida de 257.828 cotizantes, hasta 17,5 millones. No había un nivel tan bajo de afiliación desde abril de 2005.

"Enero es tradicionalmente un mes difícil para el empleo", recordó ayer la secretaria de Empleo, Maravillas Rojo. Ciertamente, el comienzo del año suele acarrear malos datos para el mercado laboral debido a factores tan dispares como la climatología o el fin de la campaña navideña. Pero se trata de la tercera mayor subida del paro en un mes de enero, sólo superada por las que tuvieron lugar en 2008 y 2009 (132.378 y 198.838 personas más). Aunque el ritmo de crecimiento del paro no deja de caer desde marzo del año pasado, aún no se ha llegado a un punto de inflexión que indique un cambio de tendencia, como admitió la propia Rojo.

Se trata de la tercera mayor subida del paro en un mes de enero

El dato de paro registrado (4.048.493 desempleados) es inferior a la cifra de 4,3 millones de desempleados que apuntaba el pasado viernes la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2009. Esto es así porque se trata de dos sistemas de medición diferentes, aunque es la EPA la que se considera la radiografía más fiel del mercado laboral.

En enero se registraron algo más de un millón de nuevos contratos, un 6,7% menos que en el mismo mes de 2009. La inmensa mayoría, 945.812, fueron temporales, y sólo se firmaron 94.595 indefinidos, un 9% del total.

Un millón sin prestación

Sólo el 9% de los nuevos contratos de enero fueron indefinidos

"Tras el dato estadístico, se encuentran personas que están atravesando por una difícil situación", dijo Rojo. Efectivamente, la cifra de desempleados que ya no cobra prestación alguna supera el millón. Las que sí se benefician de una alcanzan los tres millones, un 30,9% más que en enero de 2009. La tasa de cobertura del sistema de protección por desempleo llega ya al 80%. La secretaria de Empleo anunció que el Gobierno tomará medidas "para actuar a corto, medio y largo plazo" y señaló que será en el Consejo de Ministros del próximo viernes cuando el Ejecutivo presente sus propuestas sobre la reforma del mercado de trabajo.

Además, y en pleno debate sobre la reforma de las pensiones, el número de cotizantes a la Seguridad Social sufrió una caída de 257.828 personas en enero. El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, señaló a la construcción como causa principal. "El ajuste se produce por motivos climatológicos en el sector de la construcción, que suele utilizar el mes de enero para interrumpir una serie de actividades y comenzarlas a finales de mes o principios de febrero", explicó. El sector servicios también contribuyó a la caída de la afiliación, ya que las contrataciones de Navidad suelen finalizar en enero.

Grave es también el caso del régimen de autónomos: en enero, 16.175 se dieron de baja, lo que suma 141.125 desde enero de 2009. Las asociaciones del sector señalaron que nunca antes se había producido esta tendencia de destrucción de empleo autónomo y advirtieron de que están en una situación límite.

La economía informal y el desánimo hacen mella en el registro

Efecto desánimo

Las cifras no coinciden: entre las 257.828 bajas a la Seguridad Social y los 124.890 parados más de enero hay una diferencia notable. Es decir, hay un amplio margen de personas que pese a haberse quedado sin trabajo no han acudido a registrarse a los servicios de empleo. El llamado efecto desánimo y la economía informal están detrás de este desfase. "Hay gente que no se inscribe porque no tiene derecho a prestación, porque eran autónomos o porque sus contratos eran tan precarios que no han generado derechos", explica el economista Alberto Montero. Otros, desanimados, optan por salir del mercado: "Al menos salen del mercado formal, puede que muchos vayan a la economía sumergida", matiza. Pablo Guijarrro, de AFI, incide también en la caída de la población activa por el efecto desánimo, que arrastra tanto a residentes como a extranjeros. Por su parte, los jóvenes optan por prolongar su formación o salir fuera de España.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad