Miércoles, 3 de Febrero de 2010

El PP enmascara la cadena perpetua para defenderla

Los conservadores anuncian que llevarán al Congreso una iniciativa para incluir en el Código Penal la "prisión permanente revisable". Todos los partidos, salvo UPyD, critican la propuesta

M. A. MARFULL / Ó. L. FONSECA ·03/02/2010 - 01:00h

Del estilo directo al circunloquio. El PP volvió a demostrar que la cadena perpetua es una de sus principales bazas políticas para los próximos meses, al anunciar ayer formalmente su portavoz parlamentaria, Soraya Sáenz de Santamaría, la intención de los conservadores de incluir esta pena, ausente del ordenamiento jurídico español por mandato constitucional, entre sus propuestas para la reforma del Código Penal que abordará en los próximos meses el Congreso de los Diputados.

Eso sí, en esta ocasión, los conservadores se cuidaron muy mucho de no utilizar el término "cadena perpetua". En su lugar, Sáenz de Santamaría echó mano de la expresión "prisión permanente revisable". Una figura que, en opinión del principal partido de la oposición, tiene pleno encaje en la Constitución y, además, está avalada por varias sentencias dictadas por el propio Tribunal Constitucional.

El término no es nuevo: un juez conservador lo usó en octubre de 2008

Acreditar la rehabilitación

La iniciativa del PP, según recalcó en su comparecencia la portavoz parlamentaria, es que esta nueva pena se aplique ante determinados tipos de delitos de especial gravedad y que se establezcan periodos de prisión en los que no quepa la excarcelación "a menos que quede acreditada la rehabilitación" del condenado.

El término "prisión permanente revisable" no es, sin embargo, nuevo. En octubre de 2008, el magistrado de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y ex portavoz del Consejo General del Poder Judicial, el juez conservador Enrique López, ya utiliza estas tres palabras para defender la inclusión de la prisión a perpetuidad en la legislación española.

El partido de Rajoy pide mano dura con los menores que delinquen

Enrique López, en un artículo en el diario El Mundo que firmaba junto al abogado y ex candidato del PP Adolfo Suárez Illana, aseguraba, como hace ahora el partido de Mariano Rajoy, que la medida no violenta la Carta Magna. El magistrado volvió a defender expresión y argumentos en un breve artículo que publicó otro diario, La Razón, en febrero del pasado año.

La idea del PP es exponer su propuesta concreta el próximo fin de semana, en la reunión que el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, tiene previsto realizar en Santiago de Compostela con los responsables de todos los grupos parlamentarios, para conocer sus iniciativas a propósito de la reforma del Código Penal.

No será la única que hagan en dicho encuentro. Los conservadores quieren plantear también otros elementos, como el endurecimiento de penas para los delitos de violencia sexual y de género, el cumplimiento íntegro de las penas para determinados delitos muy graves igual que ocurre ahora con los del terrorismo y algunas modificaciones en la Ley del Menor.

Sáenz de Santamaría indicó que su grupo pedirá prolongar la vigencia de las condenas impuestas a los menores que cometen delitos muy graves, así como buscar una solución penal que permita crear un "itinerario de reinserción" a los menores de entre 12 y 14 años que cometan delitos graves.

Reacciones en contra

La propuesta del PP provocó ayer las primeras reacciones. El primero en hacerlo fue Joan Ridao, portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados. Para el dirigente republicano, la propuesta es "demagógica" y "claramente electoralista". Ridao abogó por "parar" el debate que sobre la cadena perpetua pretende, a toda costa, mantener el PP.

Salvo el PP, las formaciones creen que esta condena es "inconstitucional"

En términos muy similares se manifestó a Público el diputado Antonio Hernando, miembro de la Ejecutiva del PSOE, para quien la última propuesta de los conservadores es "un nuevo engaño a los ciudadanos". "La semana pasada se sacaron de la manga la cadena perpetua y en esta la quieren enmascarar bajo una terminología ambigua", añadió Hernando, que recordó que "la legislación española es ya lo suficientemente rigurosa como para hacer frente a los delitos más graves".

Por su parte, Emilio Olabarría, diputado del PNV, insistía ayer a este diario en que la propuesta del PP "va en contra del principio constitucional de la rehabilitación de quien delinque. Una condena a perpetuidad nunca reinsertará a nadie". Para Olabarría, la insistencia de los conservadores tiene como único objeto "lograr réditos electorales". "Lo que dudo es que lo consigan, la sociedad no es tonta", dijo.

También mostró su rechazo a la propuesta Jordi Janet, diputado de CiU. Para el parlamentario nacionalista, "la sociedad no está pidiendo la cadena perpetua, como dice el PP, sino el cumplimiento escrupuloso de las penas en delitos especialmente graves". Janet insistió en que, "con las actuales penas, algunos presos ya pasan la mitad de sus vidas en una cárcel".

Muchos presos, pocos delitos

Gaspar Llamazares, diputado de IU, también cree que el debate que pretenden abrir los conservadores "no está, ni mucho menos, en la calle", como la semana pasada insistían varios dirigentes del PP. Llamazares insistió en que la propuesta es "inconstitucional" e "innecesaria". "España tiene la tasa de reclusos más alta de la UE, pese a tener una de las criminalidades más bajas. Qué mas dureza quiere el PP", dijo.

El resto de partidos recalca que el Código Penal es ya muy duro

Sólo UPyD, el partido de Rosa Díez, manifestó ayer su apoyo a la idea de instaurar la cadena perpetua en el ordenamiento jurídico español, que no a la propuesta del PP. "No la conocemos aún", excusó.

Fuentes de UPyD recordaron a Público que en el primer congreso de la formación, celebrado el pasado mes de noviembre, el partido ya aprobó incluir en su línea política la propuesta de modificar la Constitución para, "previa celebración de un referéndum consultivo", instaurar dicha pena para delitos "que repugnan especialmente a la conciencia social".

En aquella ocasión, el partido de Díez no utilizó rodeos y habló abiertamente de cadena perpetua, a la que añadió el adjetivo "revisable". El mismo que emplea ahora el PP.

Noticias Relacionadas