Martes, 2 de Febrero de 2010

Aranda mezcla violencia, sexo y política en "Luna caliente"

Reuters ·02/02/2010 - 18:25h

El veterano director Vicente Aranda está convencido de que dentro de cada hombre hay por lo menos cinco o seis, de que la violencia engendra monstruos y de que enfrentarse a la propia sexualidad duele.

A partir de estos ingredientes, y sin temer a la polémica, Aranda cuenta en su última película, "Luna caliente", la historia de una adolescente que se enamora de su violador en la España de 1970.

El guión es una adaptación del libro homónimo del escritor argentino Mempo Giardinelli, aunque en este caso, Aranda, director de títulos como "Amantes", "Juana la Loca" o "Libertarias", convierte la dictadura argentina en la franquista.

La película desarrolla dos tramas paralelas, una sobre el llamado proceso de Burgos, juicio sumarísimo a 16 miembros de ETA, y otra sobre la relación que se establece entre Juan, un poeta burgalés que vive en París y vuelve de vacaciones a su ciudad, y Ramona, la hija adolescente de un amigo médico.

Aranda, de 83 años, asume que ambas cuestiones son foco posible de controversia, ya que en el caso de ETA, el filme retrata cómo la izquierda de entonces respaldaba a la banda armada, a la que consideraba la única capaz de luchar contra la dictadura de Franco.

que aparecen sobre un fondo negro a lo largo de la cinta - para que se entendiera mejor el "experimento" que estaba detrás de la película.

"MISS HYDE"

"El pensamiento que yo quería transmitir es que la violencia engendra monstruos (?) es el comportamiento lo que nos define, no hace falta ningún brebaje, con el comportamiento podemos cambiar de personaje", explicó el director el martes en una rueda de prensa en Madrid.

"(La protagonista) se transforma en Miss Hyde. Una violación es capaz de transformar, es como un brebaje, el brebaje del doctor Jeckyll" , añadió.

Eduard Fernández encarna a Juan, el poeta gris "que no se moja ni en el agua" y que ve cómo su deseo por Ramona desata "su parte más instintiva y animal".

El objeto de su pasión descontrolada está interpretado por la joven actriz Thais Blume, que define a su personaje como "una manipuladora, una mujer muy consciente del poder que tiene y que ejerce sobre los hombres (?), muy fría a la vez que caliente y muy potente".

Aranda, que ganó el Goya al mejor director por "Amantes", considera que el hecho de que Ramona confiese que le ha gustado la violación la hace afrontar de manera valiente su sexualidad, aunque precisa en cualquier caso que la película, que se estrena el viernes en los cines españoles, "la terminará el público".